Ir al contenido principal

Contenido adulto

Recorriendo algunas páginas web explícitas donde hombres y mujeres buscan encuentros sexuales -o simplemente se masturban viendo fotos colgadas por los usuarios- resulta impactante ver cuántos perfiles insisten en que las mamadas deben ser “hasta el final” y el sexo exclusivamente “a pelo”.
Al hablar de sexo con distintas parejas, a poco que indagues, descubrirás cuán frecuente es oír que “no se cuidan”, o que “ella sí que se cuida, toma la píldora”.


Hablemos de infecciones de transmisión sexual porque el riesgo de contraer y desarrollar enfermedad no ha desaparecido de tu mundo y, sin embargo, algunas prácticas de riesgo están empezando a generalizarse. Podemos meditar cómo estamos manejando el riesgo y el placer. Evitando caer en la crítica y manteniendo el máximo respeto hacia las preferencias de cada uno, innegablemente el que una noche loca tenga como precio infectarte de una ITS es un riesgo que debes valorar. Sobre todo porque hay alternativas a follar/coger “a pelo” y haciendo uso de una de ellas podrías evitar "pillarlas".



La pareja es una unidad imperfecta –qué duda cabe- entre dos seres igualmente imperfectos. ¿Qué garantía tienes tú de ser la única persona en el mundo con la que está follando tu pareja? La confianza no está reñida con el cuidado. Aún queriendo y respetando a nuestra pareja, conviene admitir que no sería imposible que uno de los dos tenga eventualmente una aventurilla, o una "cana al aire".

 Amar también es cuidarse y cuidar al otro. Por eso es necesario utilizar un condón en cada relación sexual con penetración que mantengas con tu pareja. Así se diferencian para las relaciones heterosexuales, los períodos en los que buscáis un hijo de los que no. La píldora no te protege ni del VIH ni de ninguna de las enfermedades de transmisión sexual -gonorrea, sífilis, clamidia, herpes genital, hepatitis B, condilomas, etc., etc., etc.- y a comparación de la píldora anticonceptiva, el condón resulta un profiláctico bastante eficaz y de reducidísimos efectos secundarios. ¿Lo probamos?


Comentarios

  1. Anónimo01:01

    La reflexión es medio válida solamente. Si yo puedo elegir un método anticonceptivo que no condicione la espontaneidad de la relación sexual, voy a usar preservativo porque no debo confiar en la fidelidad de mi novio? Y sólo puedo confiar en él cuando busco quedarme embarazada? Sin ánimo de ofender, pero esa visión maquinista de la reproducción se parece a la de grupos religiosos bastante retrógrados.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

La noche de las velas

La noche de las velas es una noche de luna llena consagrada a las nueve Musas: Calíope, Clío, Erato, Euterpe, Melpómene, Polimnia, Talía, Terpsícore y Urania. Para ello, se encienden nueve velas o cirios, uno por musa y se dejan arder durante buena parte de la noche. Luego, esas velas consagradas serán utilizadas para otros ritos a lo largo del año. Las velas de las musas iluminan la habitación entre los hilos de humo que dibuja el incienso. Hubo un tiempo donde las artes se consideraron relacionadas con la divinidad. Las musas -de ahí deriva la palabra música- conectaban al Hombre mortal con lo divino. Hijas predilectas de Zeus, cada una encarnaba una manifestación artística diferente. Veneradas por los hombres en busca de su inspiración, utilizaban a los mortales como medios para expresarse. Bajo esta concepción, el Hombre es un medio y no el artífice de la obra y las obras artísticas se emparentan bajo una misma fuerza. Hoy concebimos una obra como producto de un

A Midsummer Night's Dream

“If we shadows have offended, Think but this, and all is mended, That you have but slumbered here While these visions did appear. And this weak and idle theme, No more yielding but a dream, Gentles, do not reprehend: If you pardon, we will mend: And, as I am an honest Puck, If we have unearned luck Now to 'scape the serpent's tongue, We will make amends ere long; Else the Puck a liar call; So, good night unto you all. Give me your hands, if we be friends, And Robin shall restore amends.” William Shakespeare, A Midsummer Night's Dream

Las confesiones de la noche gay

No importa tu género ni tu orientación sexual, podrás hacer tuya nuestras voces si conoces la noche y el ambiente. Tampoco te fijes si eres gay, lesbiana o bisexual, hoy simplificaremos pacíficamente toda la variedad en un único grupo. Es noche abierta y abandonas la comodidad de tu casa para relacionarte con otra gente, qué pasa cuando se acaba la hora del sexo ¿también eres homosexual fuera de la cama? Al menos teóricamente, los gays han creado espacios exclusivos que facilitan el encuentro entre iguales. Esto sucede sobre todo en las grandes ciudades de Occidente, en las cuales los gays, a pesar de ser una minoría social, han podido superar el dictamen de la norma y consolidarse como grupo. Hablamos de los chats, discos, bares, saunas, cines, zonas de ligue y encuentro que forman el ambiente gay. Ahora bien, a medida que han avanzado las décadas, el ambiente parece ser un invento que ha dejado insatisfechos a muchos homosexuales, hasta el punto que para algunos, el orgu