Hermafrodito


Decíamos que la naturaleza de Hermes no está relacionada únicamente con los masculino, es también femenina. No se relaciona únicamente con lo físico, es también espiritual. Hermes no reconoce la dualidad con la que dividimos la realidad y ello se confirma en su prole: en Hermafrodito, en Príapo o en Pan.

Se le atribuyen deidades donde prepondera la genitalidad. El desconmensurado pene de Príapo lo hacía llamador de muchas puertas, relacionando la naturaleza de Hermes con la sexualidad. Ningún dios pudo ser secuestrado por una fuerza femenina como Hermafrodito y la voracidad sexual de Pan era demencial. 

Como muchos otros dioses cuya existencia y conocimiento se remontan a épocas arcaicas, Hermes se relaciona con la fertilidad. Pero cómo encarna estos atributos lo hacen distinto y distinguible del resto de los dioses, pues no renuncia a ser masculino y femenino, falo y vulva, todo en uno.
En palabras de Andrés Ortiz Osés (1986) "el dios griego Hermes, sucesor del egipcio Thot y predecesora del romano Mercurio, es el dios de la comunicación de los contrarios, el dios intérprete mediador entre el inframundo matriarcal femenino del que procede y el supramundo olímpico celeste al que accede. Precisamente por esta intermediación de los contrarios aparece simbólicamente como andrógino, bifronte, ambivalente, como el "higo" "higa" del poema de Lawrence, parece macho pero es también en su fondo hondo hembra".

Además de ser profundamente andrógino pertenece, también como ejemplar único del Olimpo, al mundo de los muertos y al mundo de los vivos. Por eso uno de sus hijos nos lleva a una de las puertas menos conocidas de los dioses griegos: Etálides y el misterio de la memoria de la reencarnación.  

Leer más...

Hermes


En la vida atraviesas fronteras, puertas, pasos y caminos de manera constante. Algunos son acompañados por ritos, otros han sido despojados de ellos y se han envuelto de un silencio incómodo. Como cuando se acalla la voz del otro para iniciar una relación sexual.

Muchos de nuestros viajes comienzan con un "hola" o un "adiós" y están tan empapados de tal cotidianidad, que no los reconocerías como tales. Uno de los viajes más imponente probablemente será tu último viaje, en el que ya no hay retorno a la forma que has sido. Y en todos ellos los helenos vieron a Hermes.

Por eso lo hicieron dios de los viajes y relacionado con ellos, de los caminos y el comercio. Por eso hoy hay dos pequeñas alas en muchos logos de compañías de transporte, botas aladas. 
Los dioses no necesitan mensajero ni tienen preferencias por los ladrones ni los mentirosos. La atribución de una personalidad a Hermes es extraña. Se basa en elementos que no ha perdurado. Aleja a los dioses de las formas de “fuerzas naturales” que median y estructuran el universo para asimilarlos mucho más a los humanos. O tal vez se basa en la idea de que nosotros nos parecemos a ellos.

Hermes está cargado de elementos antropomórficos, mucho más que los celos de Hera o las penas de madre de Deméter. Para desnudarlo y tallarlo hasta su forma más original, basta retornar al Hermes psicopompo, ‘guía de almas’. Junto con Hékate, es una de las pocas divinidades que entra y sale del Hades y quien guía a las almas hasta su morada final.

La naturaleza de Hermes no está relacionada únicamente con los masculino, es también femenina. No hace referencia solo a lo físico, es también espiritual. Hermes no es el mar, ni tan siquiera el camino. Es una deidad que remite a un fenómeno que no siempre es visible: la representación de todas las puertas materiales e inmateriales que cruzas en tu vida.

Leer más...

Fama y Fortuna


Es extraño, nosotros consideramos que las Musas no pueden ser diosas, la producción artística es obra del Hombre. ¿Dónde está la intervención divina?

Sin embargo cuando hablamos de Tiqué -el destino y la fortuna- o de Feme -la fama y los cotilleos- admitimos que nosotros no tenemos dominio alguno sobre los golpes de la suerte. Y es que, suele haber temor en lo que respecta a este tema, como si fuese mejor no tentar al destino.

 Pero luego, cuando miras al éxito ajeno, no a los éxitos minúsculos ni a los trofeos de tu vecino, sino al verdadero éxito, al que se cuenta en billetes de 500€, los enormes premios del Euromillones... Cuando ves a aquel consigue verdadero éxito material, te preguntas que hay allí que lo hace tan inalcanzable. El locus -el dominio, el control- está fuera de tu psiquis. Ya no eres tú el creador. 

Tiqué está relacionada con las Musas. Es fácil descubrir que hay canciones, libros, obras de teatro, películas que han llegado a una inmensa mayoría. Hay algo sagrado en ese éxito, que por mucho que te burles de él, no puedes ignorar. Algo tan inalcanzable para cualquier crítica como el éxito mismo para la mayoría de nosotros, para esta vasta mayoría de espectadores de la que formamos parte.

El arte que disfrutamos durante décadas, que sobrevive a los años y a las modas, que consigue sacar chispazos de tu cerebro ¿qué tiene? ¿qué le permite ser tal? ¿por qué no muere ni envejece como el resto de nosotros?

El éxito tiene algo curioso: y es el efecto de Feme sobre las miles de caras olvidadas que en su día fueron inolvidables. Esos grandes artistas que acaban ridiculizados en un mito irreconocible, una broma macabra de sí mismos... Aún así, el milagro es ver que las obras perduran.

Tiqué es un misterio cuando besa las manos de las Musas. Hay algo sorprendente en el disco de platino en plena era del pirateo, algo inexplicable en esos acordes, en esas palabras o en ese número de cinco cifras que se te escapa de los dedos. 

Y por más que nos creamos dueños de nuestra vida y luego nos sintamos indignados porque las cosas no van como las planeamos. Volveremos a nombrar a Tiqué con otros nombres, entre palabrotas. 
Entonces, tal vez admitimos que su obra es, en sí misma, una incógnita. Ella no sólo es la diosa del destino, es la reina indomable del azar, una incógnita irresoluta que tú no despejarás jamás. Y si allí no ves a una deidad entonces entonces ¿qué ves?


Leer más...

La noche de las velas


La noche de las velas es una noche de luna llena consagrada a las nueve Musas: Calíope, Clío, Erato, Euterpe, Melpómene, Polimnia, Talía, Terpsícore y Urania.

Para ello, se encienden nueve velas o cirios, uno por musa y se dejan arder durante buena parte de la noche. Luego, esas velas consagradas serán utilizadas para otros ritos a lo largo del año.

Las velas de las musas iluminan la habitación entre los hilos de humo que dibuja el incienso. Hubo un tiempo donde las artes se consideraron relacionadas con la divinidad. Las musas -de ahí deriva la palabra música- conectaban al Hombre mortal con lo divino.

Hijas predilectas de Zeus, cada una encarnaba una manifestación artística diferente. Veneradas por los hombres en busca de su inspiración, utilizaban a los mortales como medios para expresarse. Bajo esta concepción, el Hombre es un medio y no el artífice de la obra y las obras artísticas se emparentan bajo una misma fuerza.

Hoy concebimos una obra como producto de un individuo. En una era de derechos de autor y copyright, difícilmente podemos entender al arte como algo que va más allá del sujeto o, como mucho, de su comunidad.

La noche de las velas retorna el arte a un momento anterior al antropocentrismo. Deja por un momento que el locus del Arte se localice fuera del pequeño cerebro humano. Mira la obra como parte de algo más grande que tu misma minúscula vanidad: honra a las Musas.

Leer más...

No eres Escorpio, eres Ofiuco


Mucha gente considera que si un dodecateísta cree en Venus y Neptuno, es candidato perfecto a creer en la astrología. Pueden darse casos, pero el Panteísmo no está vinculado a la astrología. De hecho, hay razones para no creer en ella. 
Lógicamente que no seremos nosotros los que arrojemos piedras sobre otras percepciones, toda creencia es exactamente eso. Sin embargo podemos compartir por qué, durante las fiestas a Adrodita no alzamos los ojos hacia libra llenos de lágrimas. 
Cuando de pequeños nos enseñan algunos principios básicos de la astronomía nos dejan lagunas de información tan abismales que no permiten comprender de una forma efectiva la vitalidad de nuestro sistema solar. Estos espacios vacíos serán nidos donde pervivan creencias como la astrología.

Decía Voltaire que la superstición es a la religión lo que la astrología es a la Astronomía: una hija alocada de una madre muy prudente.
En la escuela no nos hablan de los cometas de incandescentes que vemos constantemente en las películas. No nos dicen que están compuestos de hielo y polvo, por lo que solemos creer que no existe H2O fuera de nuestro planeta. Y como no nos explican los elementos que luego incorporaremos a nuestra visión del Universo, no comprendemos lo que vemos.
En general la educación primaria hace hincapié en dos movimientos terrestres: de rotación y de traslación y en las fases lunares. Pero nuestra galaxia y nuestro Sol también se desplazan, perpetuum mobile, aunque que la mayoría de los niños cree el Sol no gira sobre sí mismo ni se desplaza por la galaxia.

Analicemos las lagunas dentro del conocimiento que ya disponemos: El constante movimiento de rotación terrestre cumple un ciclo cada 24 horas, hace a los días. Pero no a días iguales, el movimiento de rotación no es inalterable.
El Servicio internacional de rotación de la Tierra y sistemas de referencia (IERS) http://www.iers.org/ de París ha vuelto a corregir en el 2008 al igual que en 1998, la duración del día. La ralentización la rotación terrestre es un fenómeno que ha sido explicado por diversas tesis.
Según un estudio reproducido por la BCC, “nuestra manipulación del ciclo del agua puede traernos consecuencias sorprendentes. La construcción de presas gigantes nos permite almacenar reservas de agua polar derretida a latitudes más bajas. Pero mover tantos millones de toneladas de agua a través del planeta trae gravísimas consecuencias. De hecho, hemos ralentizado la rotación terrestre. Ahora un día es sensiblemente más largo de lo que era hace tan sólo medio siglo”.

El movimiento de traslación alrededor del Sol, en cambio, dicen que es la razón que explica la existencia de las estaciones. Pero esto no es del todo cierto, es una interpretación incompleta. No se trata de que porque la Tierra gire elípticamente alrededor del Sol, cuando esté “más lejos” del mismo será invierno, como mucha gente piensa. ¿Por qué sino existirían simultáneamente un invierno europeo y un verano australiano?
Se trata de que la influencia de los rayos solares en la corteza terrestre varía por la inclinación del eje de la tierra.
Es decir, el eje de rotación de la Tierra está inclinado unos 23,4º aproximadamente con respecto al plano de la órbita que describe alrededor del Sol. Para ser más gráficos, si la tierra fuera una manzana atravesada por una flecha, la flecha no iría del Polo Norte al Polo Sur, sino que estaría ladeada.
Esos 23,4º de inclinación también presentan variaciones que parecen explicar las glaciaciones terrestres. Pero lo más habitual es su consecuencia anual. Año tras año, los rayos del Sol no caen directos sobre el Ecuador sino que su impacto varía del Trópico de Cáncer al de Capricornio y viceversa. Eso genera las estaciones, la influencia directa de los rayos solares sobre la corteza terrestre. Sao Paulo es una gran ciudad brasilera ubicada sobre el Trópico de Capricornio, teóricamente el Solsticio de Verano Austral del 21 de diciembre haría que ese sea el día más caluroso del año en dicha localidad. En realidad sólo hace al día más largo del año porque los fenómenos climáticos responden a muchas otras variables y ello genera que la media máxima de Febrero sea superior a la de Enero o Diciembre para los habitantes de esa capital. Tenemos atmósfera, y una tierra que absorbe el calor, y ello incide en la temperatura.

Otro tema en las aulas es el movimiento de rotación de nuestro único satélite natural, la Luna, alrededor de la Tierra. Y como su propio movimiento de rotación nos impide ver “la faz oculta” del satélite. Lo que no nos explican es que la Luna se aleja de la Tierra 3,8 cm. por año. Y que por mucha influencia que ejerza sobre los mares, cualquier autobús que pase a tu lado por la calle tiene un mayor poder gravitatorio sobre ti que la “blanca” Luna.

Por último, la señora que aparece cada día en TV y dice barbaridades tales como “a ti, Escorpio, te visitará Plutón aportándote energía negativa”, miente.
La gente piensa que los planetas recorren los doce signos del zodíaco -Aries, Tauro, Géminis, Cáncer, etc.- pero en realidad este Zodíaco Trópico es incompleto. Cetus, la Ballena y Ophiucus, el Serpentario, tienen tanto peso como Géminis y Piscis. Es más, quien haya nacido el 21 de Noviembre de 1997, nació con el Sol en Libra, dado que el astro recorre cada constelación en tiempos distintos. Por ejemplo atraviesa Virgo en 44 días y Escorpio en 6 días. Por lo que existe muchísima más gente que ha nacido en ese período que en el otro.
Cuando me interesé por la astrología trabajé con las Efemérides planetarias durante mucho tiempo. Luego, al consultar páginas de Astronomía descubría que los datos que aportan las efemérides astrológicas al ser comparadas con los datos científicos de otras websites astronómicas no han querido actualizarse y mantienen mapas estelares de la Antigüedad, a pesar de que varias constelaciones han variado significativamente su forma -las estrellas se mueven- y las Siete hermanas de las Pléyades son en realidad con una masa total solar estimada en unas 800.
Claro que quien prefiera pensar que hay doce prototipos de ser en la Humanidad y ello satisface sus necesidades, creo que Rappel ya fue expulsado de La Granja de los famosos y de Gran Hermano VIP 4.

Leer más...