Ir al contenido principal

Entradas

Entrada destacada

Parentalia

Independientemente del origen patricio y romano de la Parentalia, la luna llena de hoy merece ser celebrada con los ojos puestos en los ancestros. Es simple: nosotros somos porque ellos fueron y gracias al esfuerzo y el sufrimiento de muchos miles de seres humanos que lograron sobrevivir y ayudaron a vivir a otros, es que estamos vivos en este preciso momento. No todos los padres son buenos padres, ni todos los hijos son buenos hijos y no todas las familias son funcionales. Sin embargo, es innegable que, si al nacer no hubiésemos contado con la asistencia de otro ser humano, no sobreviviríamos. Tal es la fragilidad de nuestra especie que contamos con los otros para poder llegar a ser adultos. En nuestra interdependencia hay, también, belleza y generosidad.  Más allá de las los casos particulares, la especie humana es una gran familia multitudinaria. Los lazos de aquellos que consiguieron llegar a edad reproductiva y dar a luz, los de aquellos que cuidaron a su
Entradas recientes

Ritual de la purificación

Hefesto. La naturaleza del fuego “purifica y consume” por igual, formando un ciclo de creatividad y destrucción incombustible. Voraz, inmisericorde, dinámico y vivo. La dominación del fuego nos distingue de cualquier animal.  La primera fiesta solar consiste en dos partes de una misma naturaleza: la hoguera y el ritual de purificación. Ambos nos permiten iniciar el año limpios, listos para dejar la pesadez de los acontecimientos, errores y dolores atrás. La hoguera . Se puede hacer una hoguera quemando simbólicamente lo que queremos dejar atrás, representarlo en objetos -o en una simple hoja de papel- y entregarlos al fuego. La función de la hoguera no es “destruir” a nada ni a nadie, sino celebrar a Hefesto entre nosotros para que el hoy perdure sobre el ayer y nos ilumine. Se puede guardar una llama ceremonial en un quinqué o lámpara de aceite y utilizar la misma a lo largo de todo el ritual. Previo a la hoguera, utilizamos cera de abeja o aloe vera directamente de la

La relación entre Hera y Hefesto

Por todo lo que hemos comentado hasta ahora, está claro que Hera no es “la madre de los dioses”. Ahora bien, tampoco es la diosa de la maternidad, dista mucho de ser un signo de ternura y cuidados neonatales. La diosa se relaciona mucho más, y así lo defendemos desde aquí, con las sociedades matriarcales de la prehistoria.  Dentro de esa contextualización, hay algo entre la relación madre-hijo, entre Hera y Hefesto que no se nos escapa: la imperfección del dios. Distintos autores intentaron trazar un paralelismo entre la supuesta partenogénesis de Hera y la de Zeus. Al fin y al cabo, ambos dioses engendran “solos”, respectivamente, a Hefesto y a Atenea. Queda claro que el producto de Zeus es intachable, pero no que ello necesariamente debe ser interpretado como ejemplo de patriarcado. Hablar de partenogénesis en ambos casos es que ignorar la naturaleza mental de Atenea y por qué nace del cráneo de Zeus, ¿para qué forzar un paralelismo?  Hera, con o sin ayuda -dado que Hesí