Ir al contenido principal

Sobre el orgullo gay


Señores míos: no espero que entiendan lo que pesaré a explicar a continuación sobre el orgullo gay ya que he sido testigo -nunca cómplice- de vuestra resistencia, de vuestro rechazo visceral hacia los homosexuales que vivimos nuestra cotidianidad sin culpa y sin miedo a ser descubiertos como tales. Aún así, aquí les explico una vez más aquello que no me explico por qué no entienden.

Es sencillo: muchos hombres y mujeres viven mutilados, algunos se han sentido toda su vida condenados a un deseo que les horroriza, otros sencillamente han desatendido las voces de sus propias fantasías. Hay allí fuera mucho miedo, demasiado. Tendemos a creer que ya no es tan así, como tendemos a creer que el mañana será mejor, pero es una esperanza injustificada, más bien falta de información.
Desde pequeños nos educan para ser buenos hijos, buenos padres, para mantener una serie de valores entre los que figura, colateralmente, el miedo a la alteridad.
Hay una minoría de hombres y mujeres diferentes, que gustan de algunas personas de su mismo sexo. Hasta aquí, nada difícil de creer.
Algunas de esas personas homosexuales decidirán no explorar su sexualidad o vivirla de manera encubierta. Sienten miedo porque creen que su sexualidad es anormal -sólo porque creen que escapa de la norma- y hasta antinatural -sólo porque ignoran 180 000 años de nuestra especie-. Sea por lo que fuere, ellos vivirán, si se atreven, en la farsa y el disimulo: la llamada a escondidas por el móvil, el amigo recurrente, la "compañera" de piso, el polvo rápido y anónimo, otras situaciones carentes de la más básica dignidad.
Muchos gays sabemos que ese miedo paraliza, no ignoramos que es producto de nuestra educación y nuestro entorno y por más que conocemos las convenciones sociales, sencillamente nos las pasamos por el culo (sic.) ¿Por qué? Lo hacemos por nosotros y por los otros homosexuales.
En Fuerteventura, Franco construyó una cárcel donde envió a cientos de homosexuales a picar piedra. Hoy allí sólo verás hoteles de mediano lujo, es decir, que ese monumento a las víctimas de la homofobia no existe, el de Franco a caballo, sí. Hasta que Fuerteventura no alce un monumento por los muertos de la intolerancia, seguiremos luchando contra ella.
En Stonewall, New York, un 28 de Junio de 1969 unos 2000 gays combatieron durante cinco días a las fuerzas policiales que los perseguían y encarcelaban; sabiendo que la situación no ha cambiado mucho en un gran número de los países del mundo, seguiremos gritando aquello de “we are queer, we are here, get used to it”. Eso se llama, en esta causa, solidaridad. Entonces, por comprender el espanto que vivieron quienes ya no están y la humillación a la que fueron sujetos, enseñamos nuestro orgullo.
Y también porque todos, alguna vez, vivimos ese miedo, por más que los que marchemos, mayoritariamente, ya nos liberamos de él. Aún así, reconocemos que la mejor forma de hacerle frente al rechazo es erguir el pecho, no acobardarse. Y como ya no vivimos mutilados, queremos enseñar un poco lo que la generación nuestros padres jamás nos enseñó de pequeños: a ser homosexuales orgullosos de nuestra condición.
Por eso existe el orgullo gay, porque es una forma eficaz de combatir la vergüenza con la que cubrieron nuestra condición. Y aún así, no necesitamos tu aceptación para celebrarlo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Apolo, un dios con CV

 Ἀπόλλων no es el dios del Sol, tampoco lo era para los helenos. Apolo representa la peste, la plaga y la epidemia, pero también la creación y la vida. Es una antítesis y como toda entidad compleja, con el paso del tiempo cobró cada vez más significado hasta que, hacia comienzos del primer milenio, acabó acaparando la figura de Helio, el dios del sol. Es curioso porque hay, en el panteón, figuras que representan las mismas fuerzas que Apolo encarna. Para ser tutor de las Artes, están las Musas; para ser dios de la salud, tenemos a Asclepio; para dios de la destrucción, está Hades.    La novedad es que Apolo es el dios oracular por excelencia y el dios de la armonía. Y es que hay en el ciclo de creación y destrucción una evidente armonía de fuerzas -que en el 98% de las veces se salda con la extinción- evolutivas. Apolo tiene un origen que dista de poder considerarlo “el más griego de los dioses”, hay referencias bíblicas que lo identifican con el demonio o con ot

Qui exaudivit me in die tribulationis meæ, salvum me fac

Desde el fin del año y hasta el solsticio de invierno, la noche crece día a día. En el silencio del riguroso invierno encontramos un momento para pensar en todos aquellos que sufren. Los que están enfermos, los que acaban de descubrirlo, los que acaban de marchar. Por todos ellos elevemos juntos un ruego y hermanemos nuestros corazones:  Qui exaudivit me in die tribulationis meæ, salvum me fac.  Que quien los escuche, los salve. Dejamos un farol encendido fuera de casa con un cirio con la esperanza de que esa luz y ese calor alivien sus corazones.

Adonia: el regreso con Perséfone

La celebración de la Adonia, tal como lo hemos adelantado, consiste en pequeños rituales muy significativos. En primer lugar, un “brindis fúnebre” por la vida que dejamos. Utilizamos para ello zumo de granada mezclado con alguna bebida alcohólica -preferentemente Ratafía-. La ratafía, hecha con la sangre de la menta -entre otras hierbas silvestres- será nuestro último trago. Se exprime la granada y sus semillas caen y se mezclan con la bebida y se toma de un golpe. El simbolismo de la semilla de granada -la cual condenó a Perséfone al Hades-, y su consumo se hace en honor al engaño con el que Hades que nos conduce a la muerte. La granada era una planta con la que se decoraban los monumentos fúnebres. Por eso, posteriormente cogemos una granada entera y sin cortar por persona, velas pequeñas y nos vamos en dirección al cementerio una vez caída la noche. Esa granada que arrojamos será nuestro alimento y reserva para el más allá. Lo ideal es subir a un montículo para poder