Boedromias: la quema del eiresione


El eiresione ha cumplido su cometido después de hacer de vigía durante todo el año sobre el marco de la puerta principal de la casa. Es una rama de laurel envuelta en lana blanca ofrecida devotamente a Apolo. Hoy es el día en el que arde sobre resinas de incienso u opérculos de eucalipto. Son las Boedromias, las fiestas dedicadas a "El que socorre"; un momento en el que agradecemos la seguridad que hemos disfrutado en el hogar, la actitud pacífica de nuestros visitantes, la protección recibida.

El eiresione es parte esencial del ritual de las Pianepsias del 7 de octubre -nuestro noveno mes, sin embargo-, momento en el cual se confecciona. Es hoy cuando se destruye, lo cual articula el rito anual.

Quemarlo sólo requiere utilizar nuestro cuenco, posicionarlo sobre el altar y posicionarlo verticalmente con cuidado de no partirlo. Luego de un año, la ofrenda es frágil y quebradiza. El laurel que lo estructura se ha secado y arde fácilmente.

Como en todas las ofrendas que utilizan el fuego como elemento de purificación o consunción, Hefesto es juguetón y corretea fácilmente por cortinas y mobiliario por ello hemos de tener especial cuidado con que estos momentos la cosa no se nos desmadre.  

Un profundo agradecimiento a “el que socorre” nuestras necesidades.  
Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario