Sin pluma


06/06/2006
Amir tiene 22 años y es de Shiraz, Irán. Amir, por su condición de homosexual y afeminado, ha recibido cien latigazos. Esta tortura no derivó en pena de muerte gracias a que el juez creyó que el resultado de la colonoscopia demostraba que Amir no había sido penetrado. En su huida a Turquía, el país que hoy le brinda asilo y protege su identidad, ha hecho un llamamiento a la O.N.U.

Cuando le exiges a un hombre que "sea masculino y que no se note", cuando sólo respetas a los "homosexuales discretos y sin pluma", haces que la vida de algunos sea más difícil, dura y solitaria.
La próxima vez que utilices la palabra "maricón" o "puto", recuerda el dolor de Amir. De todos aquellos hombres y mujeres que viven en la discriminación y la humillación. Porque tú también tienes algo que decir y aún te queda mucho por hacer para que cosas como ésta, no sucedan.