Ir al contenido principal

"Las Musas Griegas" por Agustina Boldrini



Los científicos dicen que estamos hechos de átomos, pero a mí un pajarito me contó que estamos hechos de historias”. (Eduardo Galeano)

La necesidad del hombre de explicar el mundo está presente desde tiempos inmemoriales. Los griegos fundamentaron los orígenes de la humanidad y de los fenómenos naturales por medio de la mitología, que es un conjunto de relatos protagonizados por personajes de carácter divino.
Estos dioses habitaban el monte Olimpo, que es la montaña más alta de Grecia, y estaban bajo la dirigencia del “rey de los dioses”, Zeus (dios del cielo y del trueno). Las deidades tenían poderes sobrenaturales, principalmente la inmortalidad y la eterna juventud, pero sus cuerpos eran antropomorfos (esto es, con apariencia humana).

En una gran variedad de mitos, los comportamientos de los dioses del Olimpo eran muy semejantes a los de los humanos. A tal punto que si estos se relacionaban amorosamente con mortales, podían concebir a un semidiós, que tenía el poder sobrenatural de morir y regresar a la vida sin daño, pero que habitaba el mundo terrenal.

Todos estos relatos ejercieron una gran influencia en la cultura, el arte y la literatura griegas. Este aporte se extendió tanto que llegó a nuestros tiempos y son conocidos por nosotros por novelas o por expresiones cotidianas.
Una de ellas es “recibir la inspiración de las musas”. Las musas, según la mitología griega, son hijas de Zeus y Mnemósine (diosa de la memoria). El poeta griego Hesíodo transmitió en sus textos que eran nueve.
Cuenta que mientras pastoreaba su rebaño, se le figuraron las musas y le enseñaron el canto que alegra a la humanidad y calma las inquietudes del corazón. De este modo, él recibió la iluminación poética.
Cada una de las nueve musas guiaba un arte particular.

Melpomene. Diosa de la tragedia, que estaba inspirada en relatos sagrados e involucraban el ritual de sacrificio, en el que se le entregaba una ofrenda viva a un dios.

Talía. Diosa de la comedia y de la poesía bucólica. En la comedia antigua, el coro tenía principal importancia: aportaba gracia y color con el canto y la danza. Las bucólicas se relacionaban con el relato de los pastores.

Urania. Diosa de la Astronomía. La identificación de las estrellas y de las constelaciones aparece en los textos de Homero y de Hesíodo.

Calíope. Diosa de la poesía épica, que consiste en relatos legendarios transmitidos con aires de veracidad.

Polimnia. Diosa de los cantos sagrados.

Terpsícore. Diosa de la danza coral y la poesía coral. En el teatro griego, la presencia y la actividad del coro era fundamentales.

Euterpe. Diosa de la música, en especial de la poesía lírica interpretada con la flauta.

Clío. Diosa de la historia, las epopeyas estaban bajo su manto. Es decir, los poemas que narraban las grandes acciones públicas de personajes heroicos.

Erato. Diosa de la poesía erótica. En la Antigua Grecia, uno de los géneros literarios era este.

Y sí..., como dice Galeano, estamos hechos de historias.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La noche de las velas

La noche de las velas es una noche de luna llena consagrada a las nueve Musas: Calíope, Clío, Erato, Euterpe, Melpómene, Polimnia, Talía, Terpsícore y Urania. Para ello, se encienden nueve velas o cirios, uno por musa y se dejan arder durante buena parte de la noche. Luego, esas velas consagradas serán utilizadas para otros ritos a lo largo del año. Las velas de las musas iluminan la habitación entre los hilos de humo que dibuja el incienso. Hubo un tiempo donde las artes se consideraron relacionadas con la divinidad. Las musas -de ahí deriva la palabra música- conectaban al Hombre mortal con lo divino. Hijas predilectas de Zeus, cada una encarnaba una manifestación artística diferente. Veneradas por los hombres en busca de su inspiración, utilizaban a los mortales como medios para expresarse. Bajo esta concepción, el Hombre es un medio y no el artífice de la obra y las obras artísticas se emparentan bajo una misma fuerza. Hoy concebimos una obra como producto de un

A Midsummer Night's Dream

“If we shadows have offended, Think but this, and all is mended, That you have but slumbered here While these visions did appear. And this weak and idle theme, No more yielding but a dream, Gentles, do not reprehend: If you pardon, we will mend: And, as I am an honest Puck, If we have unearned luck Now to 'scape the serpent's tongue, We will make amends ere long; Else the Puck a liar call; So, good night unto you all. Give me your hands, if we be friends, And Robin shall restore amends.” William Shakespeare, A Midsummer Night's Dream

Las confesiones de la noche gay

No importa tu género ni tu orientación sexual, podrás hacer tuya nuestras voces si conoces la noche y el ambiente. Tampoco te fijes si eres gay, lesbiana o bisexual, hoy simplificaremos pacíficamente toda la variedad en un único grupo. Es noche abierta y abandonas la comodidad de tu casa para relacionarte con otra gente, qué pasa cuando se acaba la hora del sexo ¿también eres homosexual fuera de la cama? Al menos teóricamente, los gays han creado espacios exclusivos que facilitan el encuentro entre iguales. Esto sucede sobre todo en las grandes ciudades de Occidente, en las cuales los gays, a pesar de ser una minoría social, han podido superar el dictamen de la norma y consolidarse como grupo. Hablamos de los chats, discos, bares, saunas, cines, zonas de ligue y encuentro que forman el ambiente gay. Ahora bien, a medida que han avanzado las décadas, el ambiente parece ser un invento que ha dejado insatisfechos a muchos homosexuales, hasta el punto que para algunos, el orgu