Ir al contenido principal

El inescrutable dominio de los lares


Los lares o espíritus familiares romanos son un tema bastante polémico en estas fiestas familiares. ¿Existen? ¿Merecen ser considerados?

La idea es sencilla y aparece repetida en varias culturas de la Antigüedad, espíritus ancestrales se sueldan con cada cadena de descendientes, exigen devoción, sacrificio u honra.

Hoy en día, su acción parece mejor explicada por la genética que por la religión. Sí, evidentemente hay algo que se transmite de generación en generación y que causa una acción directa sobre el individuo, conjunto con el ambiente: los genes.

Sin embargo, pensar que esto se acompaña de un halo de espiritualidad tiene un fuerte componente explicativo y otro, más sombrío aún, de discriminación y condena. Rompe con nuestro principio de unicidad, singularidad e individualidad. Ya no somos por nosotros mismos sino que, como era hace un siglo atrás, somo “hijos de”.

Si hubiera un espíritu divino dentro de una estructura tan humana como la familia, debe ser un espíritu equívoco en sus dos acepciones. Tan lleno de errores y vacilaciones, tan humano, como nosotros. Y es aquí donde el espíritu familiar no puede ser considerado plenamente divino, sino plenamente humano.

Si los lares merecen nuestra devoción es, entonces, cuestionable pero no podemos desecharlos del todo, su dominio enlaza los vivos y los muertos, un enlace inescrutable.  Lo que sin lugar a dudas requieren es una dosis inmensa de comprensión.


Comentarios

Entradas populares de este blog

La noche de las velas

La noche de las velas es una noche de luna llena consagrada a las nueve Musas: Calíope, Clío, Erato, Euterpe, Melpómene, Polimnia, Talía, Terpsícore y Urania. Para ello, se encienden nueve velas o cirios, uno por musa y se dejan arder durante buena parte de la noche. Luego, esas velas consagradas serán utilizadas para otros ritos a lo largo del año. Las velas de las musas iluminan la habitación entre los hilos de humo que dibuja el incienso. Hubo un tiempo donde las artes se consideraron relacionadas con la divinidad. Las musas -de ahí deriva la palabra música- conectaban al Hombre mortal con lo divino. Hijas predilectas de Zeus, cada una encarnaba una manifestación artística diferente. Veneradas por los hombres en busca de su inspiración, utilizaban a los mortales como medios para expresarse. Bajo esta concepción, el Hombre es un medio y no el artífice de la obra y las obras artísticas se emparentan bajo una misma fuerza. Hoy concebimos una obra como producto de un

A Midsummer Night's Dream

“If we shadows have offended, Think but this, and all is mended, That you have but slumbered here While these visions did appear. And this weak and idle theme, No more yielding but a dream, Gentles, do not reprehend: If you pardon, we will mend: And, as I am an honest Puck, If we have unearned luck Now to 'scape the serpent's tongue, We will make amends ere long; Else the Puck a liar call; So, good night unto you all. Give me your hands, if we be friends, And Robin shall restore amends.” William Shakespeare, A Midsummer Night's Dream

Las confesiones de la noche gay

No importa tu género ni tu orientación sexual, podrás hacer tuya nuestras voces si conoces la noche y el ambiente. Tampoco te fijes si eres gay, lesbiana o bisexual, hoy simplificaremos pacíficamente toda la variedad en un único grupo. Es noche abierta y abandonas la comodidad de tu casa para relacionarte con otra gente, qué pasa cuando se acaba la hora del sexo ¿también eres homosexual fuera de la cama? Al menos teóricamente, los gays han creado espacios exclusivos que facilitan el encuentro entre iguales. Esto sucede sobre todo en las grandes ciudades de Occidente, en las cuales los gays, a pesar de ser una minoría social, han podido superar el dictamen de la norma y consolidarse como grupo. Hablamos de los chats, discos, bares, saunas, cines, zonas de ligue y encuentro que forman el ambiente gay. Ahora bien, a medida que han avanzado las décadas, el ambiente parece ser un invento que ha dejado insatisfechos a muchos homosexuales, hasta el punto que para algunos, el orgu