El advenimiento de la Adonia


Las fiestas en honor de Afrodita y Adonis eran de gran trascendencia en la Antigüedad. La muerte del bello Adonis y su entierro causaba gran griterío por las calles de la polis. Las calles se llenaban de una procesión de angustiosas lamentaciones ante semejante pérdida.

El regocijo en la culpa y el dolor, como una ganancia secundaria, colmaba de exhortos a los dioses.
Sin embargo, nosotros le damos un carisma menos exagerado y nos aproximamos a la muerte desde otro ángulo. 

No será la pérdida de Adonis, sino la nuestra la que anticiparemos. Un pequeño gesto proyectado hacia la incógnita: el día en el cual pasemos a formar parte del inframundo.
Es una ocasión para pensar en el más allá y hacer un guiño a nuestro final. ¿Cómo te acercarías a tu propio final desde el hoy?

La Adonia de diciembre envía esa pregunta y la contesta con un ritual pequeño, sobrio y silencioso. Los siglos pasan y las pérdidas ya no son el espectáculo que eran. La idea central es que podamos llegar a un lugar seguro y tranquilo, una vez abandonado este.
Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario