Ir al contenido principal

Adonia: el regreso con Perséfone


La celebración de la Adonia, tal como lo hemos adelantado, consiste en pequeños rituales muy significativos.
En primer lugar, un “brindis fúnebre” por la vida que dejamos. Utilizamos para ello zumo de granada mezclado con alguna bebida alcohólica -preferentemente Ratafía-. La ratafía, hecha con la sangre de la menta -entre otras hierbas silvestres- será nuestro último trago. Se exprime la granada y sus semillas caen y se mezclan con la bebida y se toma de un golpe. El simbolismo de la semilla de granada -la cual condenó a Perséfone al Hades-, y su consumo se hace en honor al engaño con el que Hades que nos conduce a la muerte.

La granada era una planta con la que se decoraban los monumentos fúnebres. Por eso, posteriormente cogemos una granada entera y sin cortar por persona, velas pequeñas y nos vamos en dirección al cementerio una vez caída la noche.

Esa granada que arrojamos será nuestro alimento y reserva para el más allá. Lo ideal es subir a un montículo para poder arrojarla desde lo alto de un barranco, colina o borde. Es un modo de expresar que, una vez acabada esta vida, de haber otra, deseamos que nada nos falte, que haya paz y tranquilidad en el Inframundo.

Al volver a casa, encendemos pequeñas velas de plato que dejamos escondidas en algún rincón sin que representen un riesgo para nada ni nadie. Las velas trazan un camino de luz en la oscuridad de la noche.

Una vez trazado el camino, recordad cuidar vuestra planta de menta o adquirir una nueva. La planta de menta es el símbolo de Mentis y del dolor y la furia que la injusticia de su asesinato provocó en la fiel sirviente. Por eso también está vinculada a Perséfone y es una de las ofrendas con las que decoraremos nuestro hogar.

Al retornar de la Adonia, nuestra muerte y el fin del año religioso se representa desarmando el altar doméstico. Guardando cada piedra, figura o ícono. Con ello se despide un año dodecateísta.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La noche de las velas

La noche de las velas es una noche de luna llena consagrada a las nueve Musas: Calíope, Clío, Erato, Euterpe, Melpómene, Polimnia, Talía, Terpsícore y Urania. Para ello, se encienden nueve velas o cirios, uno por musa y se dejan arder durante buena parte de la noche. Luego, esas velas consagradas serán utilizadas para otros ritos a lo largo del año. Las velas de las musas iluminan la habitación entre los hilos de humo que dibuja el incienso. Hubo un tiempo donde las artes se consideraron relacionadas con la divinidad. Las musas -de ahí deriva la palabra música- conectaban al Hombre mortal con lo divino. Hijas predilectas de Zeus, cada una encarnaba una manifestación artística diferente. Veneradas por los hombres en busca de su inspiración, utilizaban a los mortales como medios para expresarse. Bajo esta concepción, el Hombre es un medio y no el artífice de la obra y las obras artísticas se emparentan bajo una misma fuerza. Hoy concebimos una obra como producto de un

A Midsummer Night's Dream

“If we shadows have offended, Think but this, and all is mended, That you have but slumbered here While these visions did appear. And this weak and idle theme, No more yielding but a dream, Gentles, do not reprehend: If you pardon, we will mend: And, as I am an honest Puck, If we have unearned luck Now to 'scape the serpent's tongue, We will make amends ere long; Else the Puck a liar call; So, good night unto you all. Give me your hands, if we be friends, And Robin shall restore amends.” William Shakespeare, A Midsummer Night's Dream

Plenilunio de Hestia

Volvimos del mercado y tenemos todo a punto para preparar la cena. Nuestro invitado está a punto de llegar. Las almohadas mullidas y las sábanas limpias, tendidas, le ofrecen un lugar acogedor para descansar.  Luego de compartir la comida y la bebida, haremos gala como anfitriones de buenas maneras y acompañaremos el postre con buena conversación. Nuestro invitado suele ser un viajero desconocido, pero nuestro objetivo no es otro que hacerlo sentir cómodo y en casa por una noche. Así celebramos uno de los plenilunios más hogareños: Hestia, la diosa del hogar. Y compartimos con ella o con él, lo afortunados que somos de haber construido uno. Según dicen, un dodecateísta puede ser ambicioso y competidor, pero no puede ser un mal anfitrión. Saber dar refugio a quien lo necesita es uno de los pocos preceptos que un helenista ha de cumplir a rajatabla. La despedida de nuestro invitado debe llenarlo/la de deseos de no irse.  El hogar y Hestia se visten de gala y pulcritu