Ir al contenido principal

Lux Æterna

Muchísimas semanas, todos estos meses, esperando el retorno del calor y, finalmente, sobre la arena de la playa un sol abrasador trepa por nuestros hombros desnudos.
Los días de abrigo sobre abrigo han acabado, en su lugar se alzan plazas y jardines de perfumes y colores. El azul océano del cielo se ve interrumpido por ráfagas de vuelos y trinos. No es tiempo de paz pero, al menos, es primavera.
La silenciosa serenidad del frío, el rigor invernal de aquellas noches de Hécate ha dado paso a un enjambre de noctámbulos, carcajadas ebrias, cantos y gritos. Ha encendido las discos de bullicio y baile. Toda una ciudad transformada y viva, que invita a los turistas a disfrutar de las terrazas.
Las mesas se coronan de tragos y cualquier mezcla vale con tal de chispear las miradas y explorar los escotes. ¡Qué placer soltar prenda en estas noches húmedas! ¡Aflojar la venda de nuestra moral recalcitrante! Y por la madrugada, vistiendo colores y claros, descubrirse frente a los otros. "En el calor de un momento así, te atreves a decir, que hay mucho más dentro de ti aún por descubrir".

Es la soberbia de Apolo, la eterna juventud del dios solar incombustible corona el mes de Junio. El momento es único y ha llegado. La mayor responsabilidad, por una vez, es disfrutar plenamente de la vida. La única obligación: no aburrirte. El hedonismo y la lírica del placer hace nido en Europa: que haga corrillo quien crea que no es tarde para pensar de este modo.
Las fiestas solares, al contrario de lo que pueda pensarse, celebran cosas que no nacen y mueren en una misma jornada. La noche de San Juan o el solsticio de verano la oportunidad de pecar sin culpa; de ser frívolo, arrogante, descarado, en definitiva, de tomarte las cosas con más liviandad sin que nadie salga dañado como en "Sueño de una noche de verano". Y lo único horrible es no saber ni poder disfrutarlo.

Antes que Apolo vuelva sobre sus pasos, encuentra tu propio modo de sentirte mejor sin hacer sentir mal a nadie. Todo intento es válido. Que sea la realidad la que marque los límites, no tu mente.

Comentarios

  1. Anónimo12:54

    aqui falta una foto !!
    a no ser que te hayas convertido en totem !!!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

La noche de las velas

La noche de las velas es una noche de luna llena consagrada a las nueve Musas: Calíope, Clío, Erato, Euterpe, Melpómene, Polimnia, Talía, Terpsícore y Urania. Para ello, se encienden nueve velas o cirios, uno por musa y se dejan arder durante buena parte de la noche. Luego, esas velas consagradas serán utilizadas para otros ritos a lo largo del año. Las velas de las musas iluminan la habitación entre los hilos de humo que dibuja el incienso. Hubo un tiempo donde las artes se consideraron relacionadas con la divinidad. Las musas -de ahí deriva la palabra música- conectaban al Hombre mortal con lo divino. Hijas predilectas de Zeus, cada una encarnaba una manifestación artística diferente. Veneradas por los hombres en busca de su inspiración, utilizaban a los mortales como medios para expresarse. Bajo esta concepción, el Hombre es un medio y no el artífice de la obra y las obras artísticas se emparentan bajo una misma fuerza. Hoy concebimos una obra como producto de un

A Midsummer Night's Dream

“If we shadows have offended, Think but this, and all is mended, That you have but slumbered here While these visions did appear. And this weak and idle theme, No more yielding but a dream, Gentles, do not reprehend: If you pardon, we will mend: And, as I am an honest Puck, If we have unearned luck Now to 'scape the serpent's tongue, We will make amends ere long; Else the Puck a liar call; So, good night unto you all. Give me your hands, if we be friends, And Robin shall restore amends.” William Shakespeare, A Midsummer Night's Dream

Las confesiones de la noche gay

No importa tu género ni tu orientación sexual, podrás hacer tuya nuestras voces si conoces la noche y el ambiente. Tampoco te fijes si eres gay, lesbiana o bisexual, hoy simplificaremos pacíficamente toda la variedad en un único grupo. Es noche abierta y abandonas la comodidad de tu casa para relacionarte con otra gente, qué pasa cuando se acaba la hora del sexo ¿también eres homosexual fuera de la cama? Al menos teóricamente, los gays han creado espacios exclusivos que facilitan el encuentro entre iguales. Esto sucede sobre todo en las grandes ciudades de Occidente, en las cuales los gays, a pesar de ser una minoría social, han podido superar el dictamen de la norma y consolidarse como grupo. Hablamos de los chats, discos, bares, saunas, cines, zonas de ligue y encuentro que forman el ambiente gay. Ahora bien, a medida que han avanzado las décadas, el ambiente parece ser un invento que ha dejado insatisfechos a muchos homosexuales, hasta el punto que para algunos, el orgu