Ir al contenido principal

Dioses de la primera generación

Urano -el cielo- y Gea -la tierra- formaron la primera generación de dioses. De ellos nacería la segunda generación, de Cronos y Rea, durante la llamada Edad de Oro. La tercera generación es la de Zeus.

Pero durante la primera época, mientras Urano abrazaba cada noche a Gea, algo muy distinto se gestaba de la misma oscuridad -del Érebo- y de la noche -Nix-: Eris -la discordia-, Tánatos -la muerte-, Hipnos -el sueño-, Moros -la suerte-, Geras -la vejez-, Ápate -el engaño- y Némesis. Todas formas previas a los olímpicos, cuyo dominio resulta implacable para los mortales e inmorales. Exceptuando Tánatos y Geras, que no afectan a los dioses pero sí al mundo mundano que los rodea, estas fuerzas ejercen su poder más allá de toda voluntad y control.

Los hijos de Érebo y Nix reinan sobre todos nosotros. El estilo atributivo de un dodecateísta clásico consiste en ver el envejecimiento, la muerte o la discordia como fenómenos sobre los cuales ningún dios o mortal tiene ningún control. ¿Nuestra percepción actual de estos fenómenos es muy distinta? 

Hoy nos empoderamos como "dueños de nuestros destinos" y miramos con desdén a quienes se sienten víctimas de fuerzas externas. Consideramos que ese tipo de estilo atributivo afecta negativamente la percepción y enturbia el análisis de la causalidad de los acontecimientos. Pero ¿realmente tienes poder sobre la muerte? Abundan en las plantas de traumatología los que pensaron que podían decidir cuando irse y aún viven.

Es un dilema complicado, ¿a qué dios le suplicas cuando te crees dueño de tu destino?


Comentarios

Entradas populares de este blog

Adonia: el regreso con Perséfone

La celebración de la Adonia, tal como lo hemos adelantado, consiste en pequeños rituales muy significativos. En primer lugar, un “brindis fúnebre” por la vida que dejamos. Utilizamos para ello zumo de granada mezclado con alguna bebida alcohólica -preferentemente Ratafía-. La ratafía, hecha con la sangre de la menta -entre otras hierbas silvestres- será nuestro último trago. Se exprime la granada y sus semillas caen y se mezclan con la bebida y se toma de un golpe. El simbolismo de la semilla de granada -la cual condenó a Perséfone al Hades-, y su consumo se hace en honor al engaño con el que Hades que nos conduce a la muerte. La granada era una planta con la que se decoraban los monumentos fúnebres. Por eso, posteriormente cogemos una granada entera y sin cortar por persona, velas pequeñas y nos vamos en dirección al cementerio una vez caída la noche. Esa granada que arrojamos será nuestro alimento y reserva para el más allá. Lo ideal es subir a un montículo para poder

Las confesiones de la noche gay

No importa tu género ni tu orientación sexual, podrás hacer tuya nuestras voces si conoces la noche y el ambiente. Tampoco te fijes si eres gay, lesbiana o bisexual, hoy simplificaremos pacíficamente toda la variedad en un único grupo. Es noche abierta y abandonas la comodidad de tu casa para relacionarte con otra gente, qué pasa cuando se acaba la hora del sexo ¿también eres homosexual fuera de la cama? Al menos teóricamente, los gays han creado espacios exclusivos que facilitan el encuentro entre iguales. Esto sucede sobre todo en las grandes ciudades de Occidente, en las cuales los gays, a pesar de ser una minoría social, han podido superar el dictamen de la norma y consolidarse como grupo. Hablamos de los chats, discos, bares, saunas, cines, zonas de ligue y encuentro que forman el ambiente gay. Ahora bien, a medida que han avanzado las décadas, el ambiente parece ser un invento que ha dejado insatisfechos a muchos homosexuales, hasta el punto que para algunos, el orgu

Solsticio de invierno

Sol Invictus. En medio de la noche y el frío del invierno, Apolo gana la batalla a la oscuridad y, con ello, nos libera de tanta muerte. Si vemos las fiestas solares más relevantes, todas hablaban de mengua desde que dejamos atrás el Solsticio de verano y la noche de San Juan . Ese mes de agosto, de potenciación y exceso, acabó en la abrasadora canícula . Luego, tras cruzar la puerta del analema , llegaron las Boedromias y la quema del eiresione . Por último, las fiestas de despedida al sol, las pianepsias . Son cinco eventos solares que nos llevan al comienzo del invierno de comienzos de noviembre y, desde entonces, a las fiestas fúnebres. Hoy el proceso vuelve a nacer, es el momento del solsticio. Lentamente, como saliendo de un letargo, los días después de la primera semana de Enero serán sensiblemente más largos. Y celebraremos la navidad -cada uno puede buscar la mejor forma de hacerlo- sabiendo que "Febo asoma", invicto, con su claridad. Que ello se deba a l