Ir al contenido principal

Religión y Sexo

Bajo el catolicismo, Europa vivió una transformación substancial en el aspecto religioso que terminó extendiéndose por todo occidente: el divorcio definitivo entre la sexualidad y la espiritualidad.
Esta religión no sólo dictamina que presbíteros, obispos y hasta el mismísimo Papa tengan que renunciar, al menos teóricamente, a su sexualidad, sino que también hace que su peculiar panteón -Cristo, virgen María y Dios- figuras carentes de sexualidad.  
El que la sexualidad sea considerada el antónimo de la espiritualidad es consecuencia de esta visión de lo mundano contrapuesto a lo divino. El sexo no forma parte de la concepción de Cristo y tampoco es relevante en la creación de dios padre.

Algo tan relevante hace que el Panteísmo, en cambio, sea visto por los católicos como una religión de fornicadores. Dioses que copulan, violan, secuestran, aman, se apasionan y engañan. Dioses que tienen hijos entre ellos independientemente de sus alianzas y compromisos, no parece sano ni natural en la mentalidad occidental del siglo XXI. Y esto es así porque, obviamente, nuestra moral está mucho más relacionada con la moral victoriana del XIX que con la de los atenienses bajo el siglo de Pericles.

Pero volvamos a lo divino. Si nada es más natural que la procreación ¿por qué excluir a lo divino de lo natural? o ¿por qué no creer que el sexo sea una forma de abrazar lo divino?
El dodecateísmo tiene ejemplos en donde la unión entre lo femenino y lo masculino es tan íntegra y perfecta como la de Afrodita y Hermes. Por más que Hermes no fuera su esposo, el hijo de ambos fue Hermafrodito, un dios capaz autofecundarse, digno de toda admiración en un mundo mortal en el cual los seres superiores, por sí mismos, no pueden tener descendencia. Un ser hermafrodito tiene una profunda implicación espiritual. Y Hermafrodito no es más que un ejemplo de cómo la espiritualidad y la genitalidad están relacionadas.

Los ritos religiosos actuales que incluyen actos sexuales son considerados abominables o, como mínimo, delictivos. ¿Acaso el orgasmo no puede ser un acontecimiento de una enorme trascendencia emocional y metafísicamente hablando? ¿Por qué excluirlo de las áreas en las cuales puede encontrarse un contacto con lo divino?

Muchas religiones de oriente mantienen la espiritualidad en buenos términos con la sexualidad, y no necesariamente una sexualidad que vulnera nuestros derechos individuales legítimos. Lógicamente, la institucionalización de los ritos sexuales abre un debate sobre los límites morales de la religión, por eso una solución actual pasa por respetar las voluntades individuales.

¿Por qué mantener una división cartesiana entre cuerpo y espíritu si el individuo es uno? ¿Por qué la mayor dimensión emocional aceptada por la religión es un éxtasis asexuado?

Freud y Lacan reinterpretaron los “mitos griegos” y renovaron sus dimensiones. Hoy podemos aceptar, sin necesidad de recurrir al método científico, únicamente mediante la antigua introspección y el sentido común, que la muerte y la sexualidad son dos acontecimientos de una enorme trascendencia para la psiquis. Teniendo esto en cuenta, tal vez el retorno religioso hacia ambos acontecimientos forme un dilema que cada uno de nosotros haga bien en resolver en algún momento de su vida.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La noche de las velas

La noche de las velas es una noche de luna llena consagrada a las nueve Musas: Calíope, Clío, Erato, Euterpe, Melpómene, Polimnia, Talía, Terpsícore y Urania. Para ello, se encienden nueve velas o cirios, uno por musa y se dejan arder durante buena parte de la noche. Luego, esas velas consagradas serán utilizadas para otros ritos a lo largo del año. Las velas de las musas iluminan la habitación entre los hilos de humo que dibuja el incienso. Hubo un tiempo donde las artes se consideraron relacionadas con la divinidad. Las musas -de ahí deriva la palabra música- conectaban al Hombre mortal con lo divino. Hijas predilectas de Zeus, cada una encarnaba una manifestación artística diferente. Veneradas por los hombres en busca de su inspiración, utilizaban a los mortales como medios para expresarse. Bajo esta concepción, el Hombre es un medio y no el artífice de la obra y las obras artísticas se emparentan bajo una misma fuerza. Hoy concebimos una obra como producto de un

A Midsummer Night's Dream

“If we shadows have offended, Think but this, and all is mended, That you have but slumbered here While these visions did appear. And this weak and idle theme, No more yielding but a dream, Gentles, do not reprehend: If you pardon, we will mend: And, as I am an honest Puck, If we have unearned luck Now to 'scape the serpent's tongue, We will make amends ere long; Else the Puck a liar call; So, good night unto you all. Give me your hands, if we be friends, And Robin shall restore amends.” William Shakespeare, A Midsummer Night's Dream

Las confesiones de la noche gay

No importa tu género ni tu orientación sexual, podrás hacer tuya nuestras voces si conoces la noche y el ambiente. Tampoco te fijes si eres gay, lesbiana o bisexual, hoy simplificaremos pacíficamente toda la variedad en un único grupo. Es noche abierta y abandonas la comodidad de tu casa para relacionarte con otra gente, qué pasa cuando se acaba la hora del sexo ¿también eres homosexual fuera de la cama? Al menos teóricamente, los gays han creado espacios exclusivos que facilitan el encuentro entre iguales. Esto sucede sobre todo en las grandes ciudades de Occidente, en las cuales los gays, a pesar de ser una minoría social, han podido superar el dictamen de la norma y consolidarse como grupo. Hablamos de los chats, discos, bares, saunas, cines, zonas de ligue y encuentro que forman el ambiente gay. Ahora bien, a medida que han avanzado las décadas, el ambiente parece ser un invento que ha dejado insatisfechos a muchos homosexuales, hasta el punto que para algunos, el orgu