Ir al contenido principal

La relación entre Hera y Hefesto

Por todo lo que hemos comentado hasta ahora, está claro que Hera no es “la madre de los dioses”. Ahora bien, tampoco es la diosa de la maternidad, dista mucho de ser un signo de ternura y cuidados neonatales. La diosa se relaciona mucho más, y así lo defendemos desde aquí, con las sociedades matriarcales de la prehistoria. 

Dentro de esa contextualización, hay algo entre la relación madre-hijo, entre Hera y Hefesto que no se nos escapa: la imperfección del dios. Distintos autores intentaron trazar un paralelismo entre la supuesta partenogénesis de Hera y la de Zeus. Al fin y al cabo, ambos dioses engendran “solos”, respectivamente, a Hefesto y a Atenea. Queda claro que el producto de Zeus es intachable, pero no que ello necesariamente debe ser interpretado como ejemplo de patriarcado. Hablar de partenogénesis en ambos casos es que ignorar la naturaleza mental de Atenea y por qué nace del cráneo de Zeus, ¿para qué forzar un paralelismo? 

Hera, con o sin ayuda -dado que Hesíodo afirma en “lo engendró sin ayuda de varón” pero Homero señala lo contrario- da a luz a un hijo deforme. Eso es lo inconcebible. Es uno de los misterios mayores de la Hera: la imperfección de su hijo, su escasa descendencia y la forma en la que intenta ocultarlo.

Esa forma nos retrae al monte Taigeto, a las prácticas más primitivas de eliminación de los discapacitados. Nos conduce a Artemisa. En esa acción, la diosa confirma su naturaleza pre-clásica, indomable y arcaica que podría fácilmente ser confundida con la hermana de Apolo. 

El procedimiento es llamativo, dado que había infinitas maneras de eliminar a un hijo no deseado, pero Hera recurre a aquella que la conecta con sociedades ancestrales.

Fue Plutarco quien afirmó que los espartanos tenían por costumbre eliminar la descendencia malformada arrojándola del valle Apotetas del Taigeto. Sea esta precisión cierta o no, es verosímil creer que en las sociedades de la antigüedad -y de la modernidad- eliminaban a la descendencia por causas diversas a través de prácticas ritualizadas. Pero no podemos circunscribir esto únicamente a la Edad Antigua si recordamos el oratorio inca del niño del cerro El Plomo.

La cojera de Hefesto, el dios de la fragua, no puede extrañar a nadie. De hecho, es fácil entenderla y en estos días volveremos sobre ello, lo que resulta llamativo es que sea hijo de Hera. 

Otro aspecto a considerar es la pésima relación Hera y Hefesto más allá de la caída del Olimpo. Hefesto acaba diseñando una trampa que impide que su madre pueda abandonar el trono, y ante su inconmensurable habilidad, todo el Olimpo acaba cediendo a sus exigencias. Es el retorno al mundo celestial, en donde Hefesto, siempre indigno y en lomo de burro, acabará siendo validado como el más creativo e ingenioso de los dioses. Para lograrlo impone su venganza: humilla a quien lo humilló y avergüenza a quien se avergonzaba de su fealdad: Hera. Es la justicia divina.

Alfonso Reyes, al analizar el mito, afirma que al ser interpelado sobre la trampa que le tendió a Hera, Hefesto clama: “Yo no tengo madre” y uno no puede más que admitir que esto es tristemente cierto.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Adonia: el regreso con Perséfone

La celebración de la Adonia, tal como lo hemos adelantado, consiste en pequeños rituales muy significativos. En primer lugar, un “brindis fúnebre” por la vida que dejamos. Utilizamos para ello zumo de granada mezclado con alguna bebida alcohólica -preferentemente Ratafía-. La ratafía, hecha con la sangre de la menta -entre otras hierbas silvestres- será nuestro último trago. Se exprime la granada y sus semillas caen y se mezclan con la bebida y se toma de un golpe. El simbolismo de la semilla de granada -la cual condenó a Perséfone al Hades-, y su consumo se hace en honor al engaño con el que Hades que nos conduce a la muerte. La granada era una planta con la que se decoraban los monumentos fúnebres. Por eso, posteriormente cogemos una granada entera y sin cortar por persona, velas pequeñas y nos vamos en dirección al cementerio una vez caída la noche. Esa granada que arrojamos será nuestro alimento y reserva para el más allá. Lo ideal es subir a un montículo para poder

Las confesiones de la noche gay

No importa tu género ni tu orientación sexual, podrás hacer tuya nuestras voces si conoces la noche y el ambiente. Tampoco te fijes si eres gay, lesbiana o bisexual, hoy simplificaremos pacíficamente toda la variedad en un único grupo. Es noche abierta y abandonas la comodidad de tu casa para relacionarte con otra gente, qué pasa cuando se acaba la hora del sexo ¿también eres homosexual fuera de la cama? Al menos teóricamente, los gays han creado espacios exclusivos que facilitan el encuentro entre iguales. Esto sucede sobre todo en las grandes ciudades de Occidente, en las cuales los gays, a pesar de ser una minoría social, han podido superar el dictamen de la norma y consolidarse como grupo. Hablamos de los chats, discos, bares, saunas, cines, zonas de ligue y encuentro que forman el ambiente gay. Ahora bien, a medida que han avanzado las décadas, el ambiente parece ser un invento que ha dejado insatisfechos a muchos homosexuales, hasta el punto que para algunos, el orgu

Solsticio de invierno

Sol Invictus. En medio de la noche y el frío del invierno, Apolo gana la batalla a la oscuridad y, con ello, nos libera de tanta muerte. Si vemos las fiestas solares más relevantes, todas hablaban de mengua desde que dejamos atrás el Solsticio de verano y la noche de San Juan . Ese mes de agosto, de potenciación y exceso, acabó en la abrasadora canícula . Luego, tras cruzar la puerta del analema , llegaron las Boedromias y la quema del eiresione . Por último, las fiestas de despedida al sol, las pianepsias . Son cinco eventos solares que nos llevan al comienzo del invierno de comienzos de noviembre y, desde entonces, a las fiestas fúnebres. Hoy el proceso vuelve a nacer, es el momento del solsticio. Lentamente, como saliendo de un letargo, los días después de la primera semana de Enero serán sensiblemente más largos. Y celebraremos la navidad -cada uno puede buscar la mejor forma de hacerlo- sabiendo que "Febo asoma", invicto, con su claridad. Que ello se deba a l