Ir al contenido principal

"Canto a mí mismo" v. nº40 por Walt Whitman

A la memoria de Jesús.

Sol arrogante, no necesito tu calidez. ¡Acuéstate!
Tú sólo alumbras superficies.
Yo penetro por igual superficies y profundidades.
¡Tierra! Pareces buscar algo en mis manos.
Dime, vieja con moño ¿qué quieres?
Hombre o mujer: diría cuanto me gustáis,
pero no puedo;
Y diría lo que hay en mí y lo que hay en vosotros,
pero no puedo
Y diría la ansiedad que sufro
y los latidos de mis noches y días.
Mirad: no doy conferencias
ni tampoco pequeñas limosnas
Cuanto doy, me doy yo mismo.
Oye tú, ser impotente de rodillas temblorosas:
abre tus tiesas mandíbulas
paras que yo soble mi vigor dentro de tí.
Extiende las palmas de tus manos,
levanta las solapas de tus bolsillos.
No toleraré que te niegues, te lo ordeno.
Tengo mis tiendas llenas y puedo derrochar.
Y todo cuanto tengo lo dono.
No pregunto quién eres.
Eso no es importante para mí.
No puedes hacer nada ni ser nada,
salvo que yo quiera.
Me inclino por el trabajador de los algodonales
y por quien limpia letrinas.
Sobre su mejilla derecha poso mi beso familiar
y me juro a mí mismo que nunca he de negarlo.
En mujeres aptas para concebir
engendro niños más grandes y ágiles.
(En este día chorreo el germen
que hará repúblicas mucho más arrogantes.)
Hacia todo el que muere por aquí me dirijo velozmente
y muevo el picaporte de su puerta,
aparto las sábanas hacia los pies de la cama,
e indico al médico y al cura que se vuelvan a sus casas.
Agarro al hombre que se hunde
y le levanto con voluntad irresistible.
Ah, desalentado, he aquí mi cuello.
¡Por Dios que no te desplomarás!
Descansa sobre mí odo tu peso.
Te dilato con tremendo aliento;
te mantengo a flote.
Lleno cada habitación de la casa
con una fuerza armada de amantes míos,
que engañan las tumbas.
Duerme. Yo y ellos montaremos guardia toda la noche.
Ni la duda ni los males
se atreverán a poner un dedo sobre tí.
Te he besado, de modo que te he hecho mío;
Y cuando por la mañana te levantes
te encontrarás con que es verdad lo que te he dicho.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Las confesiones de la noche gay

No importa tu género ni tu orientación sexual, podrás hacer tuya nuestras voces si conoces la noche y el ambiente. Tampoco te fijes si eres gay, lesbiana o bisexual, hoy simplificaremos pacíficamente toda la variedad en un único grupo. Es noche abierta y abandonas la comodidad de tu casa para relacionarte con otra gente, qué pasa cuando se acaba la hora del sexo ¿también eres homosexual fuera de la cama? Al menos teóricamente, los gays han creado espacios exclusivos que facilitan el encuentro entre iguales. Esto sucede sobre todo en las grandes ciudades de Occidente, en las cuales los gays, a pesar de ser una minoría social, han podido superar el dictamen de la norma y consolidarse como grupo. Hablamos de los chats, discos, bares, saunas, cines, zonas de ligue y encuentro que forman el ambiente gay. Ahora bien, a medida que han avanzado las décadas, el ambiente parece ser un invento que ha dejado insatisfechos a muchos homosexuales, hasta el punto que para algunos, el orgu

Apolo, un dios con CV

 Ἀπόλλων no es el dios del Sol, tampoco lo era para los helenos. Apolo representa la peste, la plaga y la epidemia, pero también la creación y la vida. Es una antítesis y como toda entidad compleja, con el paso del tiempo cobró cada vez más significado hasta que, hacia comienzos del primer milenio, acabó acaparando la figura de Helio, el dios del sol. Es curioso porque hay, en el panteón, figuras que representan las mismas fuerzas que Apolo encarna. Para ser tutor de las Artes, están las Musas; para ser dios de la salud, tenemos a Asclepio; para dios de la destrucción, está Hades.    La novedad es que Apolo es el dios oracular por excelencia y el dios de la armonía. Y es que hay en el ciclo de creación y destrucción una evidente armonía de fuerzas -que en el 98% de las veces se salda con la extinción- evolutivas. Apolo tiene un origen que dista de poder considerarlo “el más griego de los dioses”, hay referencias bíblicas que lo identifican con el demonio o con ot

Parentalia

Independientemente del origen patricio y romano de la Parentalia, la luna llena de hoy merece ser celebrada con los ojos puestos en los ancestros. Es simple: nosotros somos porque ellos fueron y gracias al esfuerzo y el sufrimiento de muchos miles de seres humanos que lograron sobrevivir y ayudaron a vivir a otros, es que estamos vivos en este preciso momento. No todos los padres son buenos padres, ni todos los hijos son buenos hijos y no todas las familias son funcionales. Sin embargo, es innegable que, si al nacer no hubiésemos contado con la asistencia de otro ser humano, no sobreviviríamos. Tal es la fragilidad de nuestra especie que contamos con los otros para poder llegar a ser adultos. En nuestra interdependencia hay, también, belleza y generosidad.  Más allá de las los casos particulares, la especie humana es una gran familia multitudinaria. Los lazos de aquellos que consiguieron llegar a edad reproductiva y dar a luz, los de aquellos que cuidaron a su