Ir al contenido principal

"Canto a mí mismo" v. nº40 por Walt Whitman

A la memoria de Jesús.

Sol arrogante, no necesito tu calidez. ¡Acuéstate!
Tú sólo alumbras superficies.
Yo penetro por igual superficies y profundidades.
¡Tierra! Pareces buscar algo en mis manos.
Dime, vieja con moño ¿qué quieres?
Hombre o mujer: diría cuanto me gustáis,
pero no puedo;
Y diría lo que hay en mí y lo que hay en vosotros,
pero no puedo
Y diría la ansiedad que sufro
y los latidos de mis noches y días.
Mirad: no doy conferencias
ni tampoco pequeñas limosnas
Cuanto doy, me doy yo mismo.
Oye tú, ser impotente de rodillas temblorosas:
abre tus tiesas mandíbulas
paras que yo soble mi vigor dentro de tí.
Extiende las palmas de tus manos,
levanta las solapas de tus bolsillos.
No toleraré que te niegues, te lo ordeno.
Tengo mis tiendas llenas y puedo derrochar.
Y todo cuanto tengo lo dono.
No pregunto quién eres.
Eso no es importante para mí.
No puedes hacer nada ni ser nada,
salvo que yo quiera.
Me inclino por el trabajador de los algodonales
y por quien limpia letrinas.
Sobre su mejilla derecha poso mi beso familiar
y me juro a mí mismo que nunca he de negarlo.
En mujeres aptas para concebir
engendro niños más grandes y ágiles.
(En este día chorreo el germen
que hará repúblicas mucho más arrogantes.)
Hacia todo el que muere por aquí me dirijo velozmente
y muevo el picaporte de su puerta,
aparto las sábanas hacia los pies de la cama,
e indico al médico y al cura que se vuelvan a sus casas.
Agarro al hombre que se hunde
y le levanto con voluntad irresistible.
Ah, desalentado, he aquí mi cuello.
¡Por Dios que no te desplomarás!
Descansa sobre mí odo tu peso.
Te dilato con tremendo aliento;
te mantengo a flote.
Lleno cada habitación de la casa
con una fuerza armada de amantes míos,
que engañan las tumbas.
Duerme. Yo y ellos montaremos guardia toda la noche.
Ni la duda ni los males
se atreverán a poner un dedo sobre tí.
Te he besado, de modo que te he hecho mío;
Y cuando por la mañana te levantes
te encontrarás con que es verdad lo que te he dicho.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Apolo, un dios con CV

 Ἀπόλλων no es el dios del Sol, tampoco lo era para los helenos. Apolo representa la peste, la plaga y la epidemia, pero también la creación y la vida. Es una antítesis y como toda entidad compleja, con el paso del tiempo cobró cada vez más significado hasta que, hacia comienzos del primer milenio, acabó acaparando la figura de Helio, el dios del sol. Es curioso porque hay, en el panteón, figuras que representan las mismas fuerzas que Apolo encarna. Para ser tutor de las Artes, están las Musas; para ser dios de la salud, tenemos a Asclepio; para dios de la destrucción, está Hades.    La novedad es que Apolo es el dios oracular por excelencia y el dios de la armonía. Y es que hay en el ciclo de creación y destrucción una evidente armonía de fuerzas -que en el 98% de las veces se salda con la extinción- evolutivas. Apolo tiene un origen que dista de poder considerarlo “el más griego de los dioses”, hay referencias bíblicas que lo identifican con el demonio o con ot

Qui exaudivit me in die tribulationis meæ, salvum me fac

Desde el fin del año y hasta el solsticio de invierno, la noche crece día a día. En el silencio del riguroso invierno encontramos un momento para pensar en todos aquellos que sufren. Los que están enfermos, los que acaban de descubrirlo, los que acaban de marchar. Por todos ellos elevemos juntos un ruego y hermanemos nuestros corazones:  Qui exaudivit me in die tribulationis meæ, salvum me fac.  Que quien los escuche, los salve. Dejamos un farol encendido fuera de casa con un cirio con la esperanza de que esa luz y ese calor alivien sus corazones.

Adonia: el regreso con Perséfone

La celebración de la Adonia, tal como lo hemos adelantado, consiste en pequeños rituales muy significativos. En primer lugar, un “brindis fúnebre” por la vida que dejamos. Utilizamos para ello zumo de granada mezclado con alguna bebida alcohólica -preferentemente Ratafía-. La ratafía, hecha con la sangre de la menta -entre otras hierbas silvestres- será nuestro último trago. Se exprime la granada y sus semillas caen y se mezclan con la bebida y se toma de un golpe. El simbolismo de la semilla de granada -la cual condenó a Perséfone al Hades-, y su consumo se hace en honor al engaño con el que Hades que nos conduce a la muerte. La granada era una planta con la que se decoraban los monumentos fúnebres. Por eso, posteriormente cogemos una granada entera y sin cortar por persona, velas pequeñas y nos vamos en dirección al cementerio una vez caída la noche. Esa granada que arrojamos será nuestro alimento y reserva para el más allá. Lo ideal es subir a un montículo para poder