Plenilunio de Hera

Según lo que comentamos, el comienzo del año religioso arranca con el primer plenilunio o luna llena, dedicado enteramente a Hera.
Como fiesta femenina por excelencia, no permite la participación activa de los hombres, quienes arrancan el año religioso con una fiesta solar, celebrando al fuego. Más tarde hablaremos de ella.
Ahora, las mujeres pueden limpiar y montar los altares caseros. Y, las que así lo quieran, encender velas y quemar inciensos.
Pero no todo es ver el altar en las sombras para los hogares de los hombres. Con el comienzo del año y el festejo femenino a la antigua diosa madre, también se celebra a Ilitía, la diosa de los nacimientos, hija de la omnipotente Hera.
Nuestro consejo es que quienes tengan animales domésticos en casa, procuren que las crías nazcan en este mes. Ese nacimiento de cachorros, pichones y crías es nuestro mejor homenaje a Ilitía.
Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario