Los "Mossos" de esta comisaría te matarán a golpes


 
Los hechos: madrugada del 6 de octubre, ocho agentes de los Mossos d'Esquadra de la comisaría de Ciutat Vella de Barcelona atacan a un ciudadano desarmado en plena calle. Según desveló la autopsia, Juan Andrés Benítez, de 50 años, muere por múltiples golpes en el cráneo tras ser reducido por los agentes. Algunos vecinos presentes intentan detener la brutalidad policial pero la policía se lanza contra ellos para auyentarlos. Posteriormente, y tal como se ve en el video, el empresario del Gayxample se encontraba tendido en el suelo, gritando mientras recibía puñetazos, rodillazos y patadas de, al menos, cuatro agentes.


Juan Andrés fue trasladado aún con vida al Hospital Clínico de Barcelona. Según el examen forense, cuando Benítez murió tenía rotos un diente, un pómulo, la nariz y una ceja, presentaba heridas en los labios, un golpe en la cabeza y en la parte frontal derecha de la cara, así como una fractura del metacarpiano derecho. Además, presentaba lesiones por los brazos, las piernas, las rodillas y la zona lumbar.

 Los atestados policiales: son dos, uno firmado por dos de los ocho agentes participantes y otro firmado por dos sargentos, jefes de turno. En ambos se falsea la realidad. Hablan de su actuación como justa y proporcionada, atestiguan que cuando llegaron Juan Andrés estaba manteniendo una pelea con un vecino y que posteriormente golpeó y agredió a los agentes. Es mentira. Cuando llegaron la pelea que Juan Andrés había mantenido con un vecino había concluído pero aún así los agentes lo atacaron brutalmente.

 Las consecuencias políticas: Son nulas. Interior mantiene en activo a los ‘mossos’ asesinos. Artur Mas, presidente de la Generalitat, reclama que "no se prejuzgaran los hechos hasta esclarecer qué ocurrió". Mientras que los partidos catalanistas de ERC y CiU evitan que el Parlament pidiese al Gobierno catalán la destitución del director de los Mossos d'Esquadra, Manel Prat, votando contra una enmienda apoyada por el PP, PSC, Iniciativa-Verds, CUP y Ciutadans.

Los sindicatos policiales: han declarado que "dos agentes se encuentran actualmente en tratamiento con fármacos retrovirales (sic), el cual deberán mantener durante un año" debido a que entraron en contacto con la sangre del hombre que mataban a golpes. Además de que la Profilaxis Post Exposición dura menos de un mes, semejante insinuación utilizada para compadecerse del "trabajo" de los homicidas, hace al crimen aún más despreciable.

Cualquier Policía (o Mozo) que tuviera dignidad, renunciaría hoy mismo a su puesto sólo para no pertenecer a un cuerpo policial que ha sido capaz de perpetuar semejante atrocidad. Pero claro, los Mossos d'Esquadra ya de por sí no parecen tener dignidad alguna. ¿De qué otra manera se explica, sino, que sigan perteneciendo a un "cuerpo de seguridad" en el cual ninguno de los ocho agentes detiene a sus compañeros?

La Justicia no tendrá mucho que decir en un país donde, cuando un policía es excepcional e insólitamente condenado por el poder judicial, el poder ejecutivo lo indulta y lo deja libre.
Semejante lacra ya la hemos vivido cuando Mariano Rajoy, ha concedido un segundo indulto a cuatro ‘Mossos’ condenados por torturar a Lucian Paduraru, aún cuando la Audiencia de Barcelona advirtió que repetir el indulto serñia "fraude de ley".

La Genealitat de Catalunya, afirma que la función de los Mossos d'Esquadra es "proteger a personas y bienes garantizando la seguridad ciudadana y el pacífico ejercicio de derechos y libertades públicas". Es la indignación y la vergüenza ajena la que enmudece mis palabras.

Descansa en paz, Juan Andrés. Seguramente nadie te advirtió que los Mossos de esta comisaría te matarán a golpes. Ahora ya es tarde, descansa y olvida.