El estado de Europa


No tengo suficientes medios para enumerar y ejemplificar este análisis. No dispongo de tanto tiempo. Pero tengo la urgente necesidad de hablar del estado de Europa en temas de inmigración.

Europa esta girando drásticamente a la derecha. A una derecha ancestral, conservadora, populista y reaccionaria. Ante la falta de empleo, mucho descontento social encuentra en los inmigrantes una "cabeza de turco" a la que aguijonear. El recelo hacia la inmigración y la satanización de la diversidad van en sintonía y creciendo. Ya no es bueno que los diferentes vivan entre nosotros. Aquellos que no comparten todos nuestros valores, son enemigos.
Y la idea de que "no hay trabajo" y los inmigrantes vienen "a robar" gana adeptos. Desde hace décadas Alemania e Italia, recientemente Francia y a pasos agigantados España, se acercan a la escandalosa idea de que la diversidad religiosa genera diferencias irreconciliables entre los habitantes. Los grupos minoritarios deben "adapatarse" y la "integración es un desafío", una imposición -en palabras del ejecutivo francés representado por Manuel Valls-. Otra vez escuchamos la misma sirena: "necesitamos unidad nacional" ante los problemas que Europa nunca supo solventar: su xenofobia.

Francia, Italia, España en tres casos de xenofobia institucional. ¿Son casos puntuales o sirven de termómetro para comprender lo que está ocurriendo?
 Hoy en Francia el español Manuel Valls es Ministro de Interior y uno de los hombres fuertes del Ejecutivo de François Hollande. Manuel se muestra preocupado hacia “el creciente rechazo a los inmigrantes musulmanes”. "El extranjero,- según Valls- el inmigrante musulmán es hoy el chivo expiatorio de los populismos, de la extrema derecha en Francia y en Europa". Sin embargo el Ministro tiene "una prioridad". "Vamos a poner en marcha dispositivos de acogida más eficaces para conseguir la integración. Estoy pensando en el aprendizaje de la lengua o la adhesión a nuestros valores".  ¿Será obligatiorio compartir valores para pisar suelo francés?

Hoy en italia, Dolores Valandro consejera municipal de la Liga Norte en Padua, es noticia gracias a sus patéticos comentarios sobre la ministra italiana de Integración, Cécile Kyenge. Cécile nació en la República Democrática del Congo. Dolores ha escrito en su página de Facebook: “¿Pero es que no hay nadie que la viole?”.
La Liga Norte, el partido xenófobo que sostuvo al último gobierno de Silvio Berlusconi tiene a Mario Borghezio como Eurodiputado. Mario declaró que Cécile "estaría mejor de criada que de ministra".

Hoy en España, la subdelegada del Gobierno en Lleida, Inma Manso, ha declarado este jueves que la Policía aplica criterios étnicos a la hora de identificar a los inmigrantes sin papeles. Los agentes "son profesionales y tienen en cuenta al pedir documentación, hábitos, actitudes y etnias porque hay indudablemente más inmigrantes de otras etnias que de la nuestra", ha declarado en su comparecencia en la inauguración del congreso sobre el derecho de extranjería del Consejo General de la Abogacía celebrado en la ciudada catalana. Más tarde, ha admitido que desconoce la circular que la Dirección General de Policía difundió el año pasado para prohibir las redadas indiscriminadas contra los inmigrantes

Mientras en Barcelona, en la estación de Renfe de Mataró, el 23/05/2013 un hombre de 37 años y nacionalidad francesa se acercó a dos menores que esperaban el tren en la estación para escupirlas e insultarlas: “Mora de mierda, tu lo único que sabes hacer es comer pollas”.
Las jóvenes, de origen marroquí respondieron: “Eres un maricón, calvo de mierda”, le dijeron al hombre, según la declaración judicial. El hombre respondió pateando a una de las jóvenes en el estómago. Luego la levantó y la tiró a la vía del tren. Cuando la joven intentó subir al andén, el hombre la pateó de nuevo para impedírselo.

Los casos de agresiones brutales no son una novedad. Vale la pena recordar los que vivió Barcelona en los últimos años. Al ver el video llama la atención la pasividad de los otros pasajeros ante la agresión. ¿Hay motivo de alarma?  

Hace unos años las cámaras de la estación de FGC de Sant Boi de Llobregat, grabaron a Sergi Xavier Martín agrediendo brutalmente a una menor ecuatoriana. El joven “iba hablando acaloradamente” por el móvil. “Yo he matado al moro. Le corté la yugular a Mohamed... A la mujer no le hice nada... Tengo amigas que la matarán de un disparo... No sé para qué vienen estos inmigrantes de mierda”, decía, cuando vio a una chica sentada, la menor de 15 años. “Aquí también hay una inmigrante de mierda, una zona a la que tengo ganas de...”, prosiguió por el móvil. Después se acercó a la menor mientras le decía expresiones como “puta inmigrante, aquí vienes a zorrear”.
Una vez en el ferrocarril, Martín hizo amago de salir, pero retrocedió y le lanzó una patada a la cabeza de la joven, pero le dio en el hombro izquierdo. Luego le propinó un puñetazo en la cintura y otro manotazo en la cabeza. “Todos los inmigrantes deberían estar muertos”, le soltó a otro pasajero de origen suramericano.

También Mamadou B., de Guinea-Bissau, quién viajaba en un vagón de la línea 3 del metro en 2010 en Barcelona tuvo que enfrentar a un desconocido que se le acercó y le dijo: “¿Por qué miras a mi novia? Oye, no mires a mi novia”. Y casi no tuvo tiempo de responder. El hombre le retorció al cuello y lo tiró al suelo. Le fracturó las cervicales.