Felip Puig y el Departament d'Interior pierden la credibilidad (y la vergüenza)



El pasado 3 de diciembre el consejero de Interior, Felip Puig, declara ante la comisión permanente del Parlamento catalán: “En el paseo de Gràcia no se lanzó ningún proyectil. Sí se lanzaron dos salvas”.


El 14 de noviembre, durante la manifestación de la huelga general en Barcelona, Ester Quintana, de 42 años, pierde un ojo -con fractura de pómulo y sección de nervio óptico- en paseo de Gràcia al recibir un brutal impacto de un proyectil que dispararon los Mossos d’Esquadra. El video de los acontecimientos (en calatán) aquí

El gobierno catalán no ha buscado a los agentes responsables ni ha exigido la inmediata dimisión del responsable de Interior, en su lugar, criminaliza a sus ciudadanos.