Déjame dormir, muñeca



Dos días de sueño interrumpido es lo que me ha costado oír la peligrosa voz de Afrodita. Kylie lo ha vuelto a conseguir. Aphrodite es una pequeña joya. Digamos que el encanto empieza con el despelote de “All the lovers”. Pero no es el single por el cual yo comenzaría a hacer la review de este álbum, aunque admito que el bridge electrónico del segundo minuto me parece memorable.Yo comenzaría por la canción que le da nombre al álbum “Aphrodite”, la percusión inicial marca un ritual dance que explota en el segundo 18 de la canción. La fuerza del estribillo es tal que no te recomiendo que lo cantes bajo ningún concepto en un espacio que no sea la disco: “I'm fierce and I'm feeling mighty!, I'm a golden girl!, I'm an Aphrodite!”.
La pregunta que hace es “can you feel me in stereo?” y vaya si puedes! El ritmo de Afrodita lo hace, a mi ver, el single con el cual empezar a menear el culo en este midsummer night's dream que nos ofrece Ms. Minogue.
¿Seguimos? Para hacer más ameno el coñazo de leer sobre música te he dado una ayudita para que accedas al tesoro de Aphrodite, pero como siempre los malotes de las grandes productoras me han quitado la posibilidad de colgar las canciones censurando el artículo. “Can't Beat The Feeling” tiene la energía que requiere una canción dance. Y tanto que la tiene, que el segundo minuto repite la emblemática palabra "energy” más de veinte veces! Es el sencillo que más me recuerda a su exitosa Fever del año 2001. La base es un bucle interminable que te termina haciendo querer volver a oír esta pequeña perla.
Algo de Eurythmics y un poco de cuerdas de violines para celebrar el acceso de la diosa en el Olimpo con “Looking For An Angel”, aún no entiendo cómo no lo ha incluido en el concierto del gay pride 2010 que hizo hace unas semanitas en Madrid. Me parece una canción retrata honestamente de los deseos más humanos en una noche de sábado. Fácil de tararear y te quema el cerebro como un veneno, tal vez de ahí viene eso de “I'm waiting for my Seraphim. Con un libro de Patrick Marber, un beso en cámara lenta y una sensación de caída libre digna de Hitchcock, “Closer”: “We’ll redesign where we combine to be divine. Love, in us. Give me the sign, in these confines we start to shine”. Maravillosa sensación. El single que Kylie promocionó en TV y miniconciertos “Put Your Hands Up” está muy bien y tiene mucho ritmo pero para cerrar yo prefiero, entre tanta industria azucarera, ir de borde con “Get outta my way” y echar agradecimientos y títulos con “Illusion” que, a veces, un sueño es lo más apropiado para retornar a lo banal desde el imperio de lo imaginario. Es bobo decirlo, pero Kylie te enamora con Aphrodite.