"Esta terrible crisis nos afecta a todos..." por José Amorós


Ha vuelto a llover, y he vuelto a dejarme el paraguas en casa, como siempre. Así que me he empapado hasta los ‘kleenex’ que llevo en el bolsillo.

En la oficina ya me estaban esperando, son un matrimonio de empresarios, están nerviosos, ¡este trimestre les toca pagar IVA!, así que han venido los dos a verme. Intentan hacerse los graciosos, como si de mi buen humor dependiera el importe a pagar. Al pasar a mi despacho, puedo ver por la ventana su ‘mercedes’ mal aparcado, con los intermitentes puestos, en el lugar reservado al vehículo de una minusválida, vecina de esta oficina.

Sacan sus papeles, no son muchos, pero no se aclaran con ellos, necesitan la mesa para poner en orden sus ideas.
¿No saldrá a pagar mucho, verdad?, típico comentario que me suelen hacer, antes de enseñarme los papeles, en fin, se ve que todos me ven cara de adivino.
No entiendo que hace la mujer mirando los papeles. Al final acabamos mirándolos los tres como si fuera un niño recién nacido, (que hermoso, cuquiii!, pienso para mis adentros).
Cojo yo los papelitos, pues ya empiezan a ponerme nervioso, y me voy al ordenador de la habitación de al lado. Empiezo a meter datos.

Mientras, en el despacho, la pareja -de dos-, dando vueltas de un lado para otro, con la cabeza cabizbaja y pensamientos ensimismados.
¡Madre mía!, me dan ganas de entrar y decirles, ¡ha sido niño!!. Pero bueno, me reprimo.
A los quince minutos, vuelvo al despacho a darles la trágica noticia, ¡el IVA, este trimestre sale a pagar! ohhh!, ¡que asesor más malo deben pensar!, muchos lo hacen.

Una vez llamé a un cliente para recordarle que tenía que pagar el IVA, y me espetó: “yo no te he contratado para que me digas cuando tengo que pagar, sino para que me digas como no pagar”, así que no le volví a llamarle más, siempre le salían los impuestos a pagar.
¿Cómo que el IVA sale a pagar?, no puede ser, ¿mucho?. Pero si apenas ganamos para vivir, estamos en crisis, ¿se puede hacer algo?.
Viquiiii!!, en el tercer cajón me he dejado la varita mágica!!, acércamela.
En fin, que les explicaría que el IVA es un impuesto neutro para las empresas, es decir, los clientes lo pagan a la empresa, y ésta lo único que hacen es depositarlo en Hacienda, pero como se lo he explicado a ambos tantas veces, ya ni me molesto. Cuando les explicas que la Declaración del IRPF sale a devolver, lo entienden a la primera, incluso parecen pensar que es lógico; pero cuando algo sale a pagar, ya puedes dar explicaciones que no hay manera.

- “Sale a pagar unos 9.000 euros”.
- “Eso no puede ser, nuestra empresa no va bien, no ganamos apenas nada, aguantamos como podemos. ¿Seguro que no te has equivocado?”
- “Vamos a ver, ¿esta es la facturación de este trimestre, no?, ¿y este otro importe, los gastos?, según vuestros propios datos, vuestra facturación es de unos 100.000 euros en un sólo trimestre, mucho más que en anteriores, y habéis mantenido más o menos iguales los gastos que tienen IVA unos 44.000 euros. Yo creo que eso es ganar dinero.
Ni caso.
- “Esto no puede ser, este Gobierno nos machaca a impuestos, así no llegamos a fin de mes…”

Y pienso, si yo tuviera tres hijos en colegios privados, me fuera todos los años de viaje, con toda la familia, al lugar más inhóspito del mundo, cambiara de coche cada dos años, y tuviera que mantener a la querida, como hace este señor, a lo mejor yo tampoco llegaba a fin de mes.
Si es que la crisis es dura, pero más para algunos que para otros.