I have a dream called Obama



05/11/2008
Hoy el pueblo de Estados Unidos me ha devuelto la ilusión de alcanzar la igualdad entre todas las personas; la confianza en el sistema democrático; la esperanza de que Obama sea capaz de reformular las relaciones internacionales y rediseñar un mundo nuevo.
Estamos a décadas -o tal vez siglos- de tener un presidente negro, o gay, o musulmán en España. Pero hoy con Obama vuelvo a creer en que un mundo mejor es posible.

Obama me ha devuelto la esperanza. Me ha confirmado la abandonada teoría de que son los soñadores, como Martin Luther King, quienes abren los surcos por donde brotan los cambios.
Y agradezco de corazón que un mundo tan escaso de milagros haya parido a tantos soñadores. Es la insensatez de creer: millones de ingenuos inmigrantes en busca del american dream. Gracias a cada uno de ellos hoy soy testigo de este gran cambio.
Como dijo hoy en TV una eufórica afro-americana: "That is not a White House anymore, it's a Black House from now on".