MÁS 1M83C1L1DAD HUMANA: Fernando Ferrín Calamita


25/07/2007
Un juez de Familia de Murcia ha dispuesto retirar la custodia de dos niñas a una madre lesbiana, y otorgársela a su padre biológico. El juez de Familia Fernando Ferrín Calamita señala, en su auto (fechado el 6 de junio pasado), que la orientación sexual de la madre "influye negativamente" en la educación y crecimiento armónico de sus dos hijas, motivo por el cual, dice, se ve obligado a atribuir la custodia de las dos niñas al padre.

El juez frena una adopción porque cree que dos lesbianas no son una familia "normal" Éstos son los argumentos del juez, recogidos en el auto al que ha tenido acceso ELPAIS.com: "¿Por qué la condición homosexual perjudica a los hijos?. Pues, en definitiva, y como decía el demandado, porque los hijos tiene derecho a un padre y a una madre, no a dos madres o a dos padres. Los más prestigiosos especialistas así lo determinan. No hace falta siquiera para ello ser especialista: el sentido común (que a veces es el menos común de los sentidos) así lo dice. El hombre y la mujer son complementarios entre sí. Dos mujeres o dos hombres, no"."Es el ambiente homosexual el que perjudica a los menores y que aumenta sensiblemente el riesgo de que éstos también lo sean", añade.
El magistrado, que saltó a la fama en la década de los ochenta por detener a dos mujeres que hacían topless en la playa de Chiclana (Cádiz), añade que la madre tendrá que elegir entre sus hijas y su nueva pareja. Este mismo juez puso trabas el pasado mes de abril a que una lesbiana adoptara a la hija de su esposa, por lo que el El Tribunal Superior de Justicia de Murcia ha abierto una investigación.

El nuevo auto ha sido dado a conocer por la Federación de Mujeres Progresistas y tambien por la Federacion de Gays y Lesbianas. Desde las agrupaciones se han emitido comunicados en los cuales se manifiestan escandalizados por la decisión de Fernando Calamita, ya que la consideran inconstitucional y discriminatoria, pues vulnera el artículo catorce de nuestra constitución que explícitamente prohíbe la discriminación por orientación sexual.
Las asociaciones han pedido hoy al Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) y a las asociaciones de jueces que tomen cartas en el asunto y actúen contra esa triste calamidad bautizada Fernando Calamita.
El titular del juzgado de primera instancia número 9 de Murcia Fernando Ferrín Calamita acuerda en dicha resolución medidas cautelares mientras se resuelve el proceso de divorcio, como la atribución al padre de la custodia de las hijas y el uso de la vivienda familiar, además de las vacaciones de las menores con la madre, a la que prohíbe salir de esta comunidad. El juez explica que entra a valorar las causas de la ruptura familiar porque "el ambiente homosexual perjudica a los menores" y "aumenta sensiblemente el riesgo de que éstos lo sean", por lo que opina que un progenitor homosexual no puede darles la formación integral a la que tienen derecho.

La presidencia del Tribunal Superior de Justicia de Murcia (TSJM) acordó el pasado 14 de junio abrir un expediente a Ferrín tras las quejas recibidas por su decisión de otorgar la custodia de las dos menores al padre de ellas menores por la orientación sexual de la madre.
"La condición de toxicómano, pederasta, prostituta, pertenencia de uno de los progenitores a una secta satánica, etcétera, entiendo que afecta negativamente a los hijos, al igual que una relación heterosexual del progenitor custodio puede perjudicar a los menores y servir de base para un cambio de custodia; pues lo mismo la de homosexual", señala. Lo peor del caso, lógicamente, es que el poder judicial se pase la ley -y la división de poderes- por el forro de las pelotas e intente legislar desde la homofobia. Cada vez parece más necesario evaluar las capacidades intelectuales y la sanidad mental de nuestros respetables jueces.
Todo esto mientras la Fiscalía de la Audiencia Nacional persigue a los autores de la caricatura publicada en la portada del último número de la revista El Jueves -no, no es la de Mahoma, pero parece-.
Digo yo si este verano el poder judicial no se está luciendo...