Carne de tu carne



Como oyente, consumista distante y anónimo, a veces coincides con la obra de un artista de primera categoría. Y si la empatía entre tú y la obra no ha parado de crecer desde que sonó el primer acorde, no puedes evitar sentir que aquello es mucho más que una coincidencia: inexplicablemente, la obra está secretamente dirigida hacia ti.

Si alguna vez te ha sucedido, descubrirás que esa fantasía ególatra resulta más que placentera, deliciosa.
“Fundamental” es el último trabajo de Pet Shop Boys, y es una obra que rebosa madurez. No sólo cada arreglo se resuelve sabiamente, resumiendo el conocimiento que han acumulado en años de carrera, sino que intelectualmente -y hasta políticamente- el album muestra la capacidad de la banda de mantener su intención de ser #1 con un compromiso mayor con la situación política actual.

“The Sodom & Gomorrah Show” es un clara provocación que arranca muy setentera, con una voz de condena divina, potente ritmo, guitarras eléctricas y aplausos de público. Fuera del armario y de la capilla, es una invitación expresa para los más reprimidos.

De ritmos más afilados -y bailables-, voces metálicas y repetitivas, encontramos su maravillosa y pegajosa “M.I.N.I.M.A.L.” Clara mirada a las artes plásticas –incomprensibles- del siglo XXI. La canción cierra con una guitarra muy New Order, o sea que es apta para nostálgicos.

“Numb” tiene un comienzo épico, de BSO, para dejarte impertérrito, desnudo, frente a un piano desolado, que te explicará ese deseo general de los que pillamos el periódico cada mañana y soñamos, por un segundo, con perder el contacto con la realidad, dejar de sentir, de pensar y pasar a ser completamente idiotas.

La mejor obra, a mi entender, es la crudísima -y hasta algo fúnebre- “Luna Park”. La canción más crítica del álbum hace referencia al estado de pánico bajo el cual viven los Estados Unidos, donde todo parece un terrible parque de atracciones dentro del cual el miedo, la euforia y la histeria dominan sobre el deseo de ver más allá. Ese triste pan y circo al que están sometidos los medios y buena parte de la sociedad norteamericana. Todo ello bajo el mantra de que “una tormenta se acercará pronto, para volarnos a todos” en pedazos.

Más claro, el agua, “I’m with stupid” narra la relación Blair-Bush. Tennant dice “a veces la solución es peor que el problema, quedémonos juntos.”

Haciendo un ejercicio libre de microhistoria, pasamos de la política de los colosos al drama más intimista. Cuando un inmigrante presenta su solicitud de permiso de residencia, debería aprovechar las varias horas de espera para escuchar “Indefinite leave to remain”. La canción reproduce a la perfección el pedido de un inmigrante de vivir en un país que es su nuevo hogar. “Te veo aquí, eres mi nación, esta es mi solicitud, dame esperanza, mantenme a salvo, dame un permiso indefinido para quedarme.” Una balada tan conmovedora como aquella desde la cárcel de Reading.

“Integral” es una crítica al proyecto británico de las National Identity Cards. Es el fin de la conocida afiliación de Tennant al Partido Laborista. “Si no has hecho nada malo, no hay nada que temer. Si tienes algo que esconder, no deberías ni siquiera estar aquí. Has tenido tu oportunidad, nosotros el mandato, si has cambiado tu forma de pensar, ya es muy tarde. Eres una amenaza.” La voz de Neil apenas disimula su rabia, el ritmo es tan trepidante que ni siquiera resulta apropiado para una disco. Una propuesta arriesgada que refleja a la perfección la sensación de estar en una auténtica persecución.

Como su nombre lo indica, los Pet Shop Boys, han hecho su particular manifesto contra el fundamentalismo de Occidente. Escuchar todo esto es Fundamental, muchas gracias y mucho gusto.

One Response so far.

  1. Anónimo says:

    Palabras recientes de Tennant: "¿Quién tiene tiempo de hablar con todos sus fans? Esto no es una democracia, los artistas no aceptan ideas o sugerencias. ¿Para qué pretender lo contrario?"