Alí Ismaeel Abbas


07/12/2006
Por que llegará un día en que nosotros comprenderemos lo que sucedió en Oriente Medio y, sin embargo, no podremos explicarnos por qué fuimos indiferentes a tanta brutalidad, por qué fuimos indulgentes con nuestro gobierno hasta que finalmente la bomba estalló en casa, por qué no tomamos las calles mientras caía el fósforo blanco en Faluya. Por qué dejamos que ellos hagan y deshagan en nombre de nuestra seguridad, de nuestros valores y nuestra conveniencia. Por qué, en definitiva y más allá de toda demagogia, acabamos nuevamente siendo cómplices.

Después del ataque aliado que mutiló a Alí, de origen iraquí, el niño tuvo la fortuna de ser trasladado al Reino Unido para su “rehabilitación” gracias a que el gobierno de Kuwait se solidarizó con su causa. Un año mas tarde el gobierno de Kuwait retiraba el apoyo económico mientras que el Departamento de Trabajo y Pensiones británico consideraba que la incapacidad de Alí es mínima y no puede demostrarse que no fuera previa al bombardeo.

Alí es la cara visible del desembarco de las tropas liberadoras de Bush, Blair y Aznar.